por Hugh J. Panton, ortésico y protésico titulado y vicepresidente de Hanger Orthopedic Group
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
inMotion Summer 1995: Your Prosthetist: Choosing the Right Prosthesis for You
English Version is available in Library Catalog

¿Ha visto el comercial de televisión donde un hombre con prótesis en ambas piernas da un salto en el aire y lanza una pelota de baloncesto a canasta? Impresionante. Pero yo soy una persona amputada, llevo sólo una prótesis ¡y no puedo hacer lo mismo! Claro que, la otra parte de la historia es que tengo más de 50 años, no estoy muy en forma y no me interesa jugar al baloncesto.

Materiales livianos

Con todos los avances tecnológicos que se han producido en el campo de la protésica, casi todo es posible para que una persona amputada desempeñe sus funciones en la sociedad actual. Hay componentes livianos hechos de titanio, prótesis de rodilla especiales para el control de cadencia, prótesis de tobillo que simulan el movimiento natural y pies que, literalmente, "almacenan energía" para ayudar en la ambulación. Hay prótesis de brazos que se mueven como respuesta a señales musculares procedentes de electrodos. La lista continúa con una gran cantidad de sistemas protésicos, combinaciones de componentes y variables para sistemas híbridos.

Con todas estas opciones para la creación de prótesis, es lógico que usted necesite de un protésico que sea un profesional en este campo, que tenga experiencia y sea un experto, y con quien usted pueda establecer una buena relación. Su médico le recetará la prótesis, pero el diseño y el encaje de la prótesis son lo que determinarán su capacidad para funcionar de forma cómoda y eficaz, y para llevar la vida que usted elija.

La comunicación es clave

Si al tratar de obtener una prótesis adecuada usted trajo su receta a mi consulta, se daría cuenta de que nuestro lema es la comunicación. Las primeras preguntas que hago me permiten evaluar mejor su condición física, su resistencia y su salud general. Quiero saber cosas de su trabajo, su vida familiar y su forma de vida, así como los objetivos, ambiciones y esperanzas que tiene para el futuro. Por lo tanto, mi trabajo es ayudarle a determinar qué cosas de su rutina diaria le hacen sentir que es una parte tan esencial de la sociedad como lo era antes de la amputación.

La mejor prótesis es la que está diseñada para adaptarse a sus necesidades. En el campo de la protésica para extremidades superiores, por ejemplo, no tiene mucho sentido proporcionar una prótesis mioeléctrica de gran potencia y con control electrónico a un persona que vive en la selva tropical peruana. La humedad arruinaría la electrónica; el moho penetraría en el encaje interior; y ¿a dónde iría la persona para el mantenimiento rutinario y las pequeñas reparaciones? Mi primera sugerencia para un caso como éste sería un brazo no electrónico.

En la protésica para extremidades inferiores, la prótesis adecuada para un hombre mayor y jubilado, que lleva un estilo de vida sedentario la mayor parte del día y da cortos paseos por el jardín varias veces por semana, sería un diseño sólido y ligero con un encaje cómodo. Yo no sugeriría una prótesis que utiliza los mismos componentes que serían necesarios para un corredor de fondo.

Entonces, ¿cuál es la prótesis más adecuada para usted? No es necesariamente la que ofrece la más alta tecnología, la más cara o la más anunciada. La mejor prótesis es la que está diseñada por un protésico en quien usted confía, con experiencia, ética y con las credenciales que le ofrecen una garantía. Un profesional cualificado le proporcionará una prótesis orientada a su estilo de vida para conseguir un ajuste seguro, fiable y cómodo. Una vez logrado esto, usted podrá satisfacer sus necesidades diarias y, con práctica y tiempo, alcanzar algunos de esos objetivos que tiene en su lista de deseos.

 

Actualizado en: 07/10/2011
Regreso al inicio