por Ted Thranhardt, ortésico y protésico titulado y p residente de Southeast Hanger Companies
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
inMotion Spring 1995: Your Prosthetist: What To Expect During The First Visit…
English Version is available in Library Catalog

Las preguntas son muy importantes. La información —técnica y práctica— convierte a los pacientes en inteligentes y seguros consumidores de productos protésicos.

Por muchos años trabajé con pacientes que mis médicos me enviaban. Hace solo unos años, un amigo que tiene una amputación me dijo: "Ted, no soy tu paciente; soy tu cliente y no me envió tu médico. Vine a ti porque así lo decidí; como cliente". ¡Caray, eso sí que me dio que pensar!

Cuando una persona sufre una amputación, no hay ningún aspecto de la situación que agrade al paciente, a los amigos o a los familiares; ni en ese momento ni en el futuro. Hay poca, si alguna, información práctica fácil de conseguir, y nadie se encuentra con ánimos para escuchar los detalles de lo que ha ocurrido o está por ocurrir. El personal del hospital ayuda en la recuperación desde que se lleva a cabo la cirugía; pero no proporciona información sobre la permanente rehabilitación posterior a la amputación.

El protésico suele tomar parte activa cuando todos tienen mil preguntas y dos mil respuestas incorrectas. La primera visita al protésico puede tener lugar en el hospital, la consulta del médico o en el centro protésico. Es importante que el paciente, su familia y el protésico entiendan desde el principio cuál es el objetivo del proceso. Dicho objetivo es convertir al paciente en un cliente bien informado.

Piénselo por un minuto. La mayoría de los pacientes son personas con necesidades médicas pero sin información. Van a donde les dicen y hacen lo que les dicen; y generalmente no les gusta donde están ni lo que les hacen. Este tipo de pacientes llega al centro protésico y se encuentra con otro profesional médico que hará algo poco razonable sin ninguna explicación.

Lo más importante es que la primera cita con el protésico sea informativa. La información mutua es importante. El profesional debe transmitir competencia, conocimiento, comprensión y paciencia. El paciente debe preguntar lo que le venga a la mente y expresar todas sus preocupaciones o temores. Como profesionales, hablamos con muchas personas sobre la pérdida de una extremidad pero no sabemos cuál es el elemento que más teme cada paciente. En general, es fácil para un protésico encontrar una explicación convincente para los temores cuando sabe cuáles son.

La primera visita es también un buen momento para que esté presente un familiar. En la primera visita, se da mucha información y es bueno que haya un padre o un hijo o hija. Algunas de las preguntas suelen ser:

Tomar el molde, revisar el encaje de prueba, realizar una prueba de ambulación, la fijación final, el entrenamiento, la entrega, las revisiones, y la higiene y el cuidado personal de la prótesis.

La primera visita será probablemente una visita para hablar, una vez se hayan rellenado todos los formularios que necesitan las consultas médicas. El protésico probablemente evaluará la amputación y revisará el progreso realizado desde la cirugía. Puesto que el protésico examinará la pierna o el brazo, se recomienda llevar ropa que facilite la visión de la zona amputada sin que sea necesario quitar el exceso de ropa. Una vez finalizada la evaluación, puede que el protésico quiera hablar con su médico sobre la receta. Ése es el momento de hacer todas las preguntas que no han sido contestadas. La visita no acaba hasta que se hayan tratado todas sus preguntas y temores. Usted debe entender todo el proceso de fabricación de la prótesis, incluso el tiempo aproximado que tendrá que esperar para que se produzca un acontecimiento importante en el proceso de rehabilitación.

La visita inicial será solo la primera oportunidad para hacer preguntas. Se deben hacer preguntas en cada visita. ¿Cómo si no se convertirá el paciente en un cliente informado? Cuándo hable con el protésico, es importante proporcionar toda la información posible. Puede ser difícil hablar de las circunstancias que rodean la pérdida de una extremidad. Puede darle vergüenza hablar de ciclos menstruales o problemas sexuales. Si trabajó en el jardín por cuatro horas el día antes de su visita al protésico, lo debe mencionar, no porque el protésico tenga curiosidad sino porque estos detalles le son útiles.

Recuerde, el objetivo de todo protésico titulado es convertir a cada nuevo paciente en un cliente informado, tan rápidamente como sea posible. Esto puede parecer simplista al principio, pero tiene mucho más sentido que ser un paciente desinformado.

Actualizado en: 07/10/2011
Regreso al inicio