por la Dra. Christina Skoski
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña

Traducción al español: The BilCom Group
inMotion , Volume 16, Issue 5, September/October 2006 : Thank You for Not Smoking
English Version is available in Library Catalog

“Dejar de fumar es fácil. Yo lo he hecho cientos de veces”.
Mark Twain (por lo menos eso dicen)

En la actualidad, el tabaquismo es la causa más prevenible de mortalidad y enfermedades en los Estados Unidos.

cigarettes El consumo de tabaco es el responsable de un tercio de las muertes relacionadas con el cáncer. Además de su bien documentado vínculo con el cáncer de pulmón, también puede causar tumores de boca, laringe, vejiga, riñones, cuello del útero, esófago, estómago y páncreas. El tabaquismo daña la microcirculación y genera enfermedades vasculares periféricas, una de las causas principales de amputación. También genera problemas pulmonares y cardiacos importantes, como accidentes cerebrovasculares, ataques cardiacos y enfisemas. Como mínimo, el consumo de tabaco disminuye la movilidad y la energía, y debilita los huesos, el sistema inmunológico y la capacidad de cicatrización del organismo. Las investigaciones más recientes también demuestran que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y que las personas diabéticas que consumen tabaco presentan riesgo de experimentar lesiones nerviosas, pérdida de visión y amputación.

“Está bien, está bien. Ya sé todo eso. Lo he intentado pero no pude… ¡así que deja de regañarme!"

Muy pocas personas pueden dejar el hábito sin problemas, en especial sin síndrome de abstinencia o ansias de fumar. La mayoría de las personas piensan que dejar de fumar es extremadamente difícil. El fumador medio intenta dejar de fumar siete veces antes de lograrlo definitivamente. La nicotina es una de las sustancias más adictivas de la naturaleza, más aún que el alcohol, la heroína y la cocaína. Afrontar los síntomas físicos de la abstinencia es muy difícil, aunque también es psicológicamente adictivo. Abandonar los hábitos que han formado parte de su vida cotidiana durante años aumenta la dificultad. Comprender que esto es una adicción, tanto física como psicológica, le ayudará a dar el paso siguiente para dejar de fumar. El viejo dicho “persevera y triunfarás” no podría ser más apropiado. A pesar de la imagen que desean dar las empresas tabacaleras, fumar no es una elección de vida. No importa por qué dio la primera pitada, una vez que se ha hecho adicto, no puede dejar de fumar con tan sólo fuerza de voluntad.

Se han realizado muchos estudios y el gobierno ha invertido millones de dólares para que las organizaciones de salud pública encuentren la manera de hacer que usted deje de fumar. Las técnicas para dejar de fumar van desde lo inofensivo hasta lo extremo, como: la reducción gradual del consumo, la hipnosis, la digitopuntura, el asesoramiento psicológico, los grupos de ayuda, dejar de fumar en seco, los programas de internación, la terapia de aversión (como el golpe de una cinta de goma o un choque eléctrico suave), la modificación de la conducta y los cambios en el estilo de vida. Existe gran cantidad de medicamentos de sustitución de nicotina que están disponibles para la venta con o sin receta médica. También hay disponibles nuevos fármacos sin nicotina, o pronto lo estarán. Cuando hablamos de dejar de fumar, sabemos que aquellas personas que logran los mejores resultados utilizan más de una técnica, intervención o fármaco.

En mi caso, comencé a fumar en la universidad para lidiar con el estrés. Todos en mi familia fumaban, y yo también me hice adicta rápidamente. He perdido la cuenta de cuántas veces he intentado dejar de fumar a lo largo de los años, pero he probado casi todas las técnicas mencionadas en este artículo. No he fumado desde septiembre del 2000. Sinceramente, para mí ha sido más difícil dejar de fumar que perder una pierna y aprender a caminar nuevamente. Realmente comprendo y me compadezco de los fumadores porque sé lo difícil que puede ser dejar de fumar. La elección de la técnica o de la combinación de técnicas que mejor se adapten a usted es algo extremadamente personal y depende de sus hábitos. Pero usted puede dejar de fumar.

Está bien. Estoy listo para intentarlo. ¿Por dónde comienzo?

Técnicas y estrategias para dejar de fumar
(basado en las cinco claves para dejar de fumar del Secretario de Sanidad de los Estados Unidos)

Prepárese
Del mismo modo que un actor se prepara para su papel, usted debe encontrar su motivación. Nadie puede hacerle dejar de fumar si usted no está realmente motivado, así que pregúntese sinceramente: “¿Por qué quiero dejar de fumar?" Haga una lista (¡seguramente se le ocurre más de una razón!) y tenga una copia a mano para los momentos en que necesite recordar los motivos por los que está haciendo esto. Algunos ejemplos son:

Mi motivación fue bastante objetiva. La osteoporosis había debilitado mis huesos e interfería con mi habilidad para usar mi prótesis y mantener mi nivel de movilidad y actividad. Mi elección fue simple: Caminar o fumar. ¡Estaba claro!

Obtenga apoyo
Obtenga el apoyo de sus familiares y amigos. Anuncie su intención de dejar de fumar y pídales que le alienten y den fuerzas.

Aprenda nuevas técnicas y conductas
Primero, identifique los factores desencadenantes que le hacen fumar (situaciones que le hacen buscar un cigarrillo instintivamente) y antes de dejar el hábito planifique estrategias para lidiar con ellos. Los factores desencadenantes más comunes incluyen la tensión, el café, el alcohol y la comida.

Busque medicamentos y tómelos
Hable con su médico sobre los medicamentos aprobados que ayudan a dejar de fumar. Las investigaciones han demostrado que dichos medicamentos duplicarán las probabilidades de dejar fumar si se utilizan solos, y serán aún más efectivos si se combinan con otras estrategias.

Surgen nuevos horizontes para los fumadores. ¡ La Administración Estadounidense para el Control de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) otorgó recientemente su aprobación para que se realicen pruebas clínicas de una vacuna contra la nicotina! Cuando un fumador vacunado inhala, los anticuerpos atacan a la nicotina que hay en el torrente sanguíneo. Esta nicotina adherida no puede penetrar en el cerebro y se elimina del organismo sin causar daño alguno. Esto impide que la nicotina llegue a los receptores químicos y hace que el humo inhalado sea menos placentero y gratificante. Las primeras pruebas realizadas obtuvieron resultados muy promisorios. Nueve centros en los EE. UU. están convocando fumadores para este ensayo clínico. Para más información, visite www.clinicaltrials.gov/ct/show/NCT00318383

Prepárese para la recaída
Supuestamente , Einstein definió la locura como la constante repetición de la misma conducta pero esperando diferentes resultados. La mayoría de las personas no pueden dejar de fumar en los primeros intentos, pero eso no significa que sea imposible lograrlo. Acepte la adversidad como una experiencia enriquecedora y siga adelante. Pregúntese qué funcionó, qué no y qué puede hacer de manera diferente la próxima vez.

Recursos relacionados

Línea telefónica para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute Smoking Quitline)
1-877-44U-QUIT
www.cancer.gov/cancerinfo/tobacco

QuitNet
www.quitnet.org

Smokefree.gov
www.smokefree.gov

Pautas para dejar el tabaco (Tobacco Cessation Guideline)
www.surgeongeneral.gov/tobacco/default.htm

Fuente de información y prevención del tabaco (Tobacco Information and Prevention Source ―TIPS, por sus siglas en inglés―)
www.cdc.gov/tobacco

WebMD
www.webmd.com/diseases_and_conditions/smoking_cessation.htm

Christina Skoski,MD Sobre la autora

La Dra. Christina Skoski , es anestesióloga clínica retirada con más de 30 años de experiencia e integrante activa del Comité Médico Asesor de la Amputee Coalition. Le fue realizada una hemipelvectomía cuando era adolescente.

 

Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio