por Scott Waite, maestría en Fisioterapia
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña

Traducción al español: The BilCom Group
inMotion , Volume 16, Issue 5, September/October 2006 : Getting Appropriate Physical Therapy
How Can It Help Your Recovery?

English Version is available in Library Catalog

physical therapyRecibir fisioterapia adecuada es algo decisivo tanto para la vida física como para la emocional de las personas que han de vivir con un muñón tras la amputación. Si ella, a los pacientes les espera un futuro con muchos y diversos problemas adicionales, tanto durante como después de su recuperación.

Cada vez es más normal utilizar prótesis para mejorar la capacidad funcional de los amputados, y el tiempo que transcurre entre la amputación y la obtención de una prótesis debería emplearse adecuadamente con el fin de garantizar el bienestar del paciente a largo plazo. Además, la fisioterapia también es importante para aquellas personas que ya tienen una prótesis pero que pasan largos períodos sin usarla a causa de problemas de salud, un mal ajuste protésico o problemas con el muñón (excoriaciones, neuropatía, reintervención quirúrgica, etc.).

Cualquiera que sea el motivo, si un amputado pasa mucho tiempo sin prótesis pero tiene la intención de utilizarla en el futuro, se deberían tomar ciertas precauciones con el fin de posibilitar el correcto funcionamiento de la extremidad una vez se use la prótesis.

De hecho, aunque algunos amputados decidan no llevar nunca una prótesis, es muy importante recibir una adecuada fisioterapia para lograr el bienestar físico general. Puede ayudarles a conservar y mejorar su circulación sanguínea, salud de la piel, fuerza y resistencia, y puede ayudarles a reducir el riesgo de desarrollar contracturas (músculos o tendones acortados).

A través de una atención adecuada, los fisioterapeutas pueden jugar un papel esencial ya que ayudan a los pacientes a alcanzar las metas deseadas. Desgraciadamente, en este país, el número de fisioterapeutas especializados en la rehabilitación global de los pacientes con amputaciones es muy limitado. Sin embargo, por el bien de los pacientes, estos deben tratar de encontrar uno en su zona. A fin de cuentas, es el paciente quien tiene la responsabilidad de buscar al terapeuta adecuado. Hablar con su médico, llamar a los hospitales locales o visitar las clínicas de terapia le ayudará a encontrar la clínica de rehabilitación que mejor se adapte a sus necesidades.

El objetivo de todo fisioterapeuta es proporcionar el mejor cuidado a sus pacientes y ayudarles a recuperar su nivel de funcionalidad anterior sin causarle daños. Desgraciadamente, cuando un fisioterapeuta atiende por primera vez a un paciente que no ha recibido un adecuado entrenamiento previo a la obtención de su prótesis, es muy probable que dicho paciente experimente más limitaciones físicas.

Una amputación es una experiencia traumática para el cuerpo, y el tiempo de recuperación varía según la persona. Cuando los pacientes reciben toda la fisioterapia que necesitan, puede que su fisioterapeuta tenga la oportunidad de verles con más frecuencia que cualquier otro profesional médico y debería estar capacitado para seguir la evolución del muñón y de la zona de incisión.

En ocasiones, es posible que el muñón tarde más tiempo de lo normal en cicatrizar, puede infectarse o presentar problemas de presión en la piel no deseados que podrían aliviarse o controlarse si se lleva a cabo dicha “observación” profesional.

physical therapyDurante los dos primeros meses posteriores a la intervención quirúrgica y antes de que los pacientes obtengan la prótesis, se utilizan vendajes elásticos o medias reductoras para dar forma al muñón. Apretar demasiado el material utilizado puede dar lugar a problemas circulatorios, llagas por presión o a un muñón deformado. Por el contrario, si el material está demasiado holgado, no dará la forma adecuada a la extremidad. Por lo tanto, es posible que haya que comprimirla más; puede ser necesario apretar más el vendaje o utilizar una media reductora más pequeña. El fisioterapeuta debería comprobar el estado de la extremidad para darle la forma apropiada.

Se debería masajear el muñón como parte del proceso de cicatrización con el fin de contribuir a la insensibilización y al fortalecimiento de la extremidad antes de usar la prótesis. Según la fase de cicatrización en la que se encuentre la extremidad, se tendrá que masajear de diferente manera. El fisioterapeuta determinará qué tipo de masaje es el adecuado en ese momento y enseñará al paciente la técnica apropiada.

Debido a que se utiliza menos la extremidad y a la posición estática constante de la misma, es fácil que se produzcan tensiones y contracturas en el muñón. De hecho, la posición estática constante del muñón de una persona con una actividad física mínima es probablemente la causa más común de que las contracturas sean tan frecuentes en los amputados. Una definición general de contractura sería: piel, fascia (tejido conectivo), músculos, tendones o articulaciones que impiden el movimiento normal del tejido o articulaciones conexas, como por ejemplo, cuando no se puede extender completamente una rodilla o codo.

Es muy importante enseñar al paciente cuál es la posición correcta del muñón, así como ejercicios de estiramiento y amplitud de movimiento, y así reducir el riesgo de sufrir contracturas. Es mucho más fácil y eficaz educar al paciente para que prevenga las contracturas que intentar aumentar la amplitud de movimiento de la articulación cuando ya ha aparecido la tensión o contractura. Aunque el protésico puede modificar la alineación de la prótesis para ayudar a solucionar los problemas relacionados, sobre todo, con las contracturas de la cadera y la rodilla, una vez haya surgido el problema, es muy probable que siga habiendo limitaciones. Además, será más difícil lograr una buena mecánica corporal.

Para que una extremidad funcione correctamente, debe producirse cierta amplitud de movimiento en varias direcciones. Debería enseñarse a las personas recién amputadas a realizar los movimientos que requieren el muñón y otras articulaciones pertinentes. Esto mejorará la circulación, aumentará el rendimiento y, en última instancia, permitirá el adecuado uso de la prótesis. Puesto que los dispositivos protésicos están diseñados para ser muy funcionales y se basan fundamentalmente en movimientos corporales “normales”, es importante conservar o mejorar el movimiento de la extremidad. Medir la amplitud de los movimientos de la extremidad puede ayudar a determinar las deficiencias, que luego tratarán de mejorar los fisioterapeutas.

Si los amputados tienen la intención de recuperar toda la independencia funcional posible, el muñón debe ser tan fuerte como sea posible para ayudar a controlar la prótesis. Según mi experiencia con el entrenamiento protésico de las extremidades superiores o inferiores, he observado que no es fácil para los pacientes usar el muñón correctamente. La intervención temprana para “despertar” el muñón de un amputado con ejercicios de fortalecimiento, reeducación neuromuscular y estabilización es decisiva a la hora de conseguir que el muñón sea una parte funcional del cuerpo. Por ejemplo, las personas con una amputación por encima de la rodilla tienen a veces dificultades para lograr la movilidad funcional que necesitan para usar su prótesis al máximo. Conseguir el control del muñón mediante un fortalecimiento adecuado puede determinar lo bien o mal que utilizan sus prótesis. Dependiendo de la zona de amputación, hay determinados grupos musculares (como los extensores de la cadera, los cuádriceps, los ligamentos de la corva, los glúteos, los abdominales, los tríceps, los bíceps y los músculos rotatorios) que son importantes para aumentar la fuerza, sobre todo antes de usar la prótesis.

Recibir la fisioterapia adecuada por parte del terapeuta adecuado en el momento adecuado y en la medida adecuada puede ayudarle a evitar todos estos problemas. Cuando se trata de fisioterapia, sin duda, más vale prevenir que curar.  

 

Scott Waite, MPTSobre el autor

Scott Waite, maestría en Fisioterapia, es el director de los servicios de fisioterapia de Ortoprótesis Fourroux. Waite está especializado en el entrenamiento protésico de la marcha y en la rehabilitación de la escoliosis idiopática. También pasa consulta a pacientes recién amputados. Waite está licenciado en Biología y tiene una maestría en Fisioterapia. Ha tratado a personas con amputaciones durante los últimos cinco años.

Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio