Edición especial: Favor, con favor se paga
por Kim M. Norton
PDF Tambien disponible en formato del PDF - Requiere a programa libre Acrobat Reader de Adobe.
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Traducción al español: The BilCom Group
inMotion Volume 17 · Issue 6 · October 2007: Paying it Forward
English Version is available in Library Catalog

Matthew Brown and Mark // Courtesy of Bobby and Nancy Stargel
Matthew Brown y Mark
Cortesía de Bobby y Nancy Stargel

El 18 de junio del 2006, tres semanas después de graduarse de la escuela secundaria, Mark Stargel, de 18 años, disfrutaba del sol texano mientras daba una mano en una carrera de botes en el área de Lubbock. Mark y sus padres, Bobby y Nancy Stargel, jamás se hubieran imaginado que esta decisión de ayudar afectaría considerablemente su futuro, así como el de otras personas.

Durante la carrera, uno de los botes golpeó a Mark, lo que lesionó gravemente su pierna izquierda. La consecuencia de este accidente fue una amputación por encima de la rodilla. Durante su estancia de tres semanas en el hospital, Mark comenzó a hablar sobre sus futuros planes universitarios con menos confianza, como si se tratara de un tema pasado. Afortunadamente, Mark y sus padres recibieron una visita inesperada que les trajo una nueva esperanza para muchas de las cosas que Mark tenía pensadas para el futuro. Ese visitante era Matthew Brown.

“Cuando Matthew entró en mi habitación, me di cuenta de que tenía la misma amputación que yo”, comenta Mark. “En ese momento, me dieron ganas de levantarme de un salto de la cama del hospital y estar en recuperación, igual que él. Matthew me dijo que no hablara en pasado y que podía lograr todo lo que me propusiera. Realmente fue una inspiración para mí en el momento en que más lo necesitaba”.

Devolver el favor

Después de retirarse del hospital, Mark se enteró de una niña de 10 años que había perdido un brazo en un accidente de navegación. Mark la visitó en su casa, una vez que a la niña le habían dado el alta del hospital.
“Quería hacer lo mismo que Matthew había hecho por mí”, comenta. “Quiero que la gente se dé cuenta de que la vida no se termina por una amputación y que uno puede hacer todo lo que quiera y mucho más también. Cuando estaba en el hospital, decía todo el tiempo que iba a ir a la University of North Texas, pero no por el momento. Matthew me decía constantemente que todavía podía ir. Gracias a él, comenzaré a estudiar radio, cine y televisión allí este otoño”.

Mark bowling // Courtesy of Bobby & Nancy Stargel
Mark jugando a los bolos
Cortesía de Bobby y Nancy Stargel

Animar a Mark a no abandonar sus planes universitarios no fue lo único que Matthew logró que hicieran los Stargel: también quisieron crear un grupo de apoyo para amputados en su comunidad para que otras personas reciban el mismo ánimo y la misma educación que ellos recibieron de Matthew.
“Sabíamos que había otras personas que necesitaban ayuda”, comenta Bobby. “Me di cuenta de la esperanza que Matthew despertó en Mark, en su madre y en mí cuando nos visitó. Es por ello que los tres nos unimos con Matthew para crear un grupo de apoyo para amputados en Lubbock”.

“Asistir a la conferencia de la Amputee Coalition que se realizó este verano nos hizo dar cuenta de que hay personas de todas las edades y de todas las clases que llevan vidas productivas con amputaciones. Conocimos a algunas personas de la edad de Mark, lo que fue muy bueno para nosotros porque no conocíamos en Lubbock a muchas personas de su misma edad que tuvieran amputaciones”.

— Nancy Stargel, que creó el Grupo de apoyo para amputados del área de Lubbock con su esposo Bobby y su hijo Mark

Apoyo para todos

Los Stargel se pusieron en contacto con la Coalición de Amputados (Amputee Coalition, por sus siglas en inglés) que, a su vez, les contactó con Susan Tipton, quien les proporcionó información útil sobre grupos de apoyo. Susan también les comentó sobre la próxima conferencia de la Amputee Coalition en ese momento, que se llevó a cabo en Atlanta, Georgia, en junio del 2007, para que la familia pudiera planificar su asistencia.

Después de leer la información que recibieron, Bobby, Nancy y Mark comenzaron a extender su mensaje a la comunidad y a difundir la primera reunión del grupo de apoyo.

“Comenzamos por reunirnos con otras personas con amputaciones, llamar a hospitales y consultas médicas, y colocar anuncios en nuestro periódico local para dar a conocer el grupo”, explica Bobby. “También diseñé tarjetas de presentación sencillas para entregar a las personas que íbamos conociendo y que pensábamos podrían beneficiarse del grupo de apoyo”.

El segundo martes de diciembre del 2006 se llevó a cabo la primera reunión del Grupo de apoyo para amputados del área de Lubbock en el Centro de Rehabilitación South Plains. Desde ese entonces, el grupo ha ido creciendo y ha pasado de los 15 asistentes originales a cerca de 50.

“Todavía seguimos aprendiendo”, comenta Nancy, “pero nos dimos cuenta de que lo único que se necesita es unirse. Si pudiera dar algún consejo a las personas que están pensando en crear un grupo de apoyo en sus comunidades, les diría que ‘empiecen con algo sencillo, incluso si se trata tan solo de una reunión para tomar un café con algunas personas’. El primer paso importante es dar el puntapié inicial y compartir. También es una buena idea contactarse con otros grupos de apoyo para amputados y con la Amputee Coalition. Son excelentes recursos para responder a todas sus preguntas y guiarle a lo largo del camino”.

Que todo siga en marcha

Otras personas que piensan en crear un grupo de apoyo en su comunidad pueden aprender algunas cosas más de los Stargel. Una de las cosas importantes que hacen la familia y las demás personas que les ayudan a promover el grupo es hablar constantemente con los asistentes y los posibles participantes sobre lo que ellos desean y lo que sería beneficioso. A partir de esta información, los Stargel comenzaron a incluir oradores invitados en las reuniones mensuales para conversar sobre temas como prótesis y el cuidado de las heridas, y para compartir las historias personales sobre cómo es vivir con una amputación.

“Queremos satisfacer las necesidades de todas las personas y estamos tratando de organizar más actividades en las que todos los asistentes puedan participar”, menciona Bobby. “También tratamos de que la reunión mensual se organice en distintos momentos del día para que puedan asistir más personas. Una vez realizamos la reunión en la residencia de ancianos de nuestra área para que los residentes pudieran participar”.

Además, el grupo de apoyo ha sido el anfitrión de eventos como una fiesta por el Súper Tazón, baloncesto en sillas de ruedas, bolos y golf para que los miembros puedan disfrutar de la amistad de los demás y pasar un buen momento.

“El objetivo es animar, brindar esperanza y proporcionar recursos a los amputados y a sus familias”, agrega Bobby. “Estamos muy agradecidos por la ayuda que hemos recibido de nuestra comunidad y de la Amputee Coalition. Es necesario que todos participemos para que el grupo de apoyo se haga realidad y sea todo un éxito”.

Actualizado en: 01/01/2017
Regreso al inicio