por Élan Young
PDF Tambien disponible en formato del PDF - Requiere a programa libre Acrobat Reader de Adobe.
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Traducci ón al español: The BilCom Group
Volume 17 · Issue 7 · November/December 2007: Diabetes Treatments of Tomorrow
English Version is available in Library Catalog

Finger prick with blood in front of microprocessor boardCon más de 245 millones de personas que padecen diabetes en el mundo, una cifra que se prevé aumentará a 380 millones dentro de 20 años, se está dando un fuerte impulso para desarrollar maneras más fáciles de controlar la enfermedad. Muchas personas que padecen diabetes son conscientes de que la enfermedad puede producir ceguera, insuficiencia renal, enfermedades cardíacas, apoplejía y amputaciones si no se controla en forma adecuada. Desgraciadamente, esta desalentadora perspectiva no siempre es suficiente para que los diabéticos sigan con los tratamientos, ya sea que estos impliquen simplemente dieta y ejercicio o un control sistemático del nivel de glucosa en la sangre y la aplicación de inyecciones de insulina.

Como es sabido por los 5 millones de personas que se aplican inyecciones de insulina todos los d ías (cifra que también está en aumento), la constancia en el tratamiento de la diabetes implica dolor, tanto en el sentido figurado como en el sentido literal de la palabra. La insulina es una proteína de partículas grandes que no puede ingresar fácilmente en la circulación sanguínea. Es por ello que las inyecciones diarias de insulina han sido el pilar de los diabéticos durante más de 25 años. Según la gravedad del caso, las personas que padecen diabetes deben contar con varios artículos, por ejemplo, tiras reactivas para el medidor de glucosa en la sangre, agujas e insulina, y deben tenerlos siempre listos para usar. Los investigadores especializados en diabetes que estudian el futuro del tratamiento de la diabetes están tratando de encontrar formas de evitar el uso de la aguja. En el 2006, aparecieron en los EE. UU. los inhaladores de insulina, lo que implicó un enorme avance en cuanto a los métodos alternativos de administración de insulina. Los desarrollos que se describen a continuación representan tan solo una pequeña muestra de lo que nos depara el futuro respecto del tratamiento y control de la diabetes.

Pastillas de insulina

Administrar al organismo humano una proteína de tamaño grande como la insulina en forma de pastilla, sin que se destruya durante el proceso de digestión, ha sido, durante décadas, el foco de investigaciones que cuentan con una financiación adecuada. Varias compañías han comenzado a avanzar en esta área, y una compañía ya ha completado la segunda fase de pruebas. Diabetology Ltd. difundió los resultados de estas pruebas, en las que participaron 16 personas con diabetes de tipo 2 que continuaron con su dieta normal y mantuvieron su estilo de vida mientras tomaban dos pastillas de insulina por día. El producto, denominado Capsulin™, transporta la insulina en una cápsula que la protege de los ácidos estomacales y resultó ser eficaz en esta muestra. De hecho, esta forma de administración de insulina se asemeja a la vía pancreática natural de administración en personas no diabéticas, lo que es un dato alentador en cuanto a la reducción de los efectos secundarios de las inyecciones de insulina.

Parches de insulina

Los usuarios están acostumbrados a ver parches dérmicos que administran nicotina y anticonceptivos, pero ¿podrán los diabéticos alguna vez llegar a usar un parche que administre insulina? Los investigadores han descubierto que la transmisión ultrasónica es una manera eficaz de administrar insulina, lo que allanó el camino para el desarrollo del Sistema de administración de insulina U-Strip, que aún está en la etapa de pruebas clínicas. Este concepto incluye un dispositivo ultrasónico pequeño que funciona a batería. Este dispositivo, al fijarse a un parche transdérmico, agrandaría los poros de la piel, lo que permitiría la administración de fármacos de moléculas grandes. El parche se encuentra en la segunda fase de pruebas en seres humanos, en esta fase se evalúa la sensibilidad de la piel.

Blood glucose monitorDispositivos implantables

Los dispositivos médicos implantables deben superar los problemas de biocompatibilidad para evitar que el dispositivo sea atacado por el propio sistema inmunitario del usuario. Las investigaciones están bastante avanzadas respecto de diferentes dispositivos implantables de insulina que ofrecerán alternativas a largo plazo para los diabéticos insulinodependientes. La bomba implantable es un dispositivo que se implantaría en forma permanente, con el fin de medir los niveles de azúcar en la sangre y administrar la cantidad exacta de insulina que se necesita. Esto permitiría aproximarnos a la administración de insulina real del páncreas. Los usuarios podrían controlar la cantidad de insulina administrada con un control remoto y reabastecer la bomba cada dos o tres meses. La cápsula de insulina implantable es un dispositivo similar que liberaría insulina en forma continua hacia la circulación sanguínea. La cápsula contiene células que segregan insulina, que utilizan los nutrientes del organismo para producir insulina indefinidamente. Sin embargo, todavía es necesario realizar más pruebas con estos productos para determinar los efectos a largo plazo de estos métodos de administración.

Sensores de glucosa con microchip

Con los medidores de glucosa en la sangre que existen en la actualidad, pincharse los dedos para extraer sangre es simplemente otra molestia más que deben tolerar las personas que padecen diabetes. Afortunadamente, el futuro parece deparar muchos métodos alternativos confiables para medir el nivel de glucosa en la sangre. Uno de los dispositivos es un microchip de Identificación por radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés) sensor de glucosa. Una vez que se implanta debajo de la piel, el microchip permite a los usuarios escanearlo para recibir datos inalámbricos sobre la glucosa. En la actualidad, este dispositivo espera la aprobación de la FDA. Un dispositivo similar, el prototipo de sensor de glucosa subcutáneo, apenas mide un centímetro por medio centímetro. Está compuesto por un vidrio metálico especial que responde a campos magnéticos y los genera para comunicarse con un detector. El dispositivo está recubierto con una enzima que reacciona con la glucosa, lo que permite informar los niveles de glucosa.

Pese a que algunas personas que padecen diabetes podrían decir que se han acostumbrado a pincharse los dedos y a usar inyecciones, es importante encontrar nuevas formas de administrar y controlar la insulina no solo para aliviar el dolor, sino también para ayudar a que  muchas personas controlen su enfermedad activamente. Los diabéticos que no se realizan ningún tratamiento y que acuden al servicio de urgencias ya han depositado, sobre el sistema de salud, una carga que aumenta día a día. El futuro del tratamiento de la diabetes reside en proporcionar a los diabéticos un mayor control y facilidad de uso en su tratamiento diario.

Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio