Por Robert H. Meier, III, M.D.
Director de Servicios para Personas Amputadas de Colorado, SunHealth Outpatient Rehabilitation, Thornton, Colorado. Presidente del Comité Asesor para el Centro de Investigación e Ingeniería de Rehabilitación, conducido con la Universidad de Northwestern y Médicos en Contra de Minas Terrestres, en Chicago, Illinois.
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
inMotion Volume 9 · Issue 3 · May/June 1999: Contemporary Outcomes for the Person With an Amputation
English Version is available in Library Catalog

La persona quien experimenta actualmente la amputación de un brazo o una pierna, debe esperar que la combinación de tecnología protésica contemporánea y rehabilitación lo conducirá a una calidad de vida mas satisfactoria, que la experimentada mediante una similar persona amputada hace 10 años.

La tecnología protésica ha explotado y afectado positivamente la prescripción protésica para personas amputadas. Además, los principios de la rehabilitación, para ayudar a la persona amputada a regresar a una vida plena dentro de su comunidad, también han sido mejorados. Sin embargo, los mejores resultados son obtenidos con una combinación de la tecnología mas apropiada, junto con un sistema de rehabilitación integrado con la persona amputada, como el foco principal del plan de tratamiento.

Las nuevas prótesis de pierna pueden proporcionar:

  •  Peso mas ligero,
  •  Unidades dinámicas tobillo/pie,
  •  Diseño de socket mas cómodo,
  •  Mayor estabilidad de la rodilla;
  •  Mejores materiales en las interfases piel/socket,
  • Componentes especializados para actividades específicas,
  •  Mejorada suspensión.

Las nuevas prótesis de brazo pueden proporcionar:

  •  Peso mas ligero,
  •  Mejorada comodidad del socket,
  •  Mejor estética,
  •  Mayor comodidad en la gasa axilar,
  •  Mayor control del cable,
  •  Mayor incremento en el agarre,
  •  Menor movimiento corporal para controlar la operación de la prótesis.

Para la persona amputada de pierna, quien puede ser de edad avanzada, los programas de rehabilitación también pueden enfocarse a mejorar las siguientes áreas:

  •  Acondicionamiento Cardio Pulmonar,
  •  Mejor marcha,
  •  Caminar largas distancias,
  •  Facilidad de uso protésico,
  •  Mejorada estabilidad de rodilla,
  •  Estabilidad y facilidad para caminar en terreno desigual o escabroso.

Proporcionando la última tecnología o la mas cara, no necesariamente mejorarán los resultados protésicos. La persona amputada debe ser entrenada para obtener los resultados mas funcionales utilizando esta tecnología. Para lograr esto, la persona amputada, el médico, el protesista y la terapista necesitan buscar el nivel mas alto de resultado funcional, cuando diseñan el programa de rehabilitación. Este proceso también requiere entendimiento de otros problemas significativos que puede presentar un individuo amputado. En la persona amputada de pierna, de edad avanzada, esto incluye problemas del corazón, pulmones, sensibilidad, balance, visión débil, memoria disminuida, depresión/ansiedad y la pierna y pie remanente. Estos temas deben ser enfrentados para obtener el máximo beneficio del uso protésico.

Para la persona amputada de brazo, el identificar la función que es importante para la persona amputada, y enfocar el entrenamiento dentro de la rehabilitación protésica para obtener estas actividades, con la mínima frustración, dará por resultado un mejor uso de la prótesis. Por supuesto que es esencial, para la mejor función de la prótesis, el atender cualquier queja por dolor, incluyendo dolor fantasma en la parte remanente de la extremidad.

No han sido desarrolladas herramientas regulares de medición, para la persona amputada, que evalúen función, integración a la comunidad y regreso al trabajo; sin embargo, los equipos de rehabilitación de personas amputadas, deben utilizar mediciones de resultados que estén basadas en el nivel idealizado de los resultados protésicos.

La persona con la amputación debe esperar a ser educada en relación al nivel ideal de función, mientras utiliza su prótesis. Asimismo, la persona amputada debe ser educada en relación al plan de tratamiento de rehabilitación, que lo conduzca a este nivel de función.

Actualmente, diseños protésicos muy caros son adaptados a personas amputadas quienes no comprenden cual es el mejor nivel de función protésica para ellos. Además, en nuestra sociedad, se espera que la persona anciana sea menos activa que su contraparte mas joven. Cuando esta idea es relacionada con la idea de que una persona amputada de pierna debe ser menos activa, se supone que la persona amputada anciana será sedentaria. Debemos de trabajar arduamente, a través de un proceso de rehabilitación informado y utilizando la tecnología protésica contemporánea, para superar esta mitología impregnada. El corazón, los pulmones, los músculos de las extremidades, el balance, la fuerza y la visión casi siempre pueden ser mejorados, y así la persona amputada de pierna puede aspirar a obtener el nivel de función que tenía, antes de la amputación. La imagen de la persona amputada sentada en una mecedora, observando la vida pasar, nunca mas debe ser aceptada.

Debemos de esperar que las personas amputadas intenten obtener su óptimo nivel de función. Yo desafío a las personas con una amputación, a esperar mas de ellos mismos, de sus protesistas, y de sus equipos de rehabilitación. Perder una pierna no debe ser una derrota, sino el inicio de un nuevo camino para obtener una función importante dentro de su vida.

Actualizado en: 07/10/2011
Regreso al inicio