por Scott McNutt
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña

Traducción al español: The BilCom Group
inMotion Volume 17 · Issue 3 · May/June 2007: New Paths in Phantom Limb Pain Treatment, Part 2
English Version is available in Library Catalog

Esta es la segunda parte del artículo sobre el dolor de la extremidad fantasma (PLP, por sus siglas en inglés) Haga clic aquí para leer la primera parte.

Brain activityLa imaginería gradual motora para el dolor de la extremidad fantasma

En la revista m édica Neurology se publicaron recientemente los resultados de un estudio que incluye varias fases del tratamiento del dolor de la extremidad fantasma. El Dr. G. Lorimer Moseley de la Universidad de Oxford, que dirigió el estudio, señala que la investigación incluyó a 51 pacientes, algunos de ellos en un grupo controlado que llevó a cabo un tratamiento médico y fisioterapéutico normal, mientras que el segundo grupo de personas fue sometido a la terapia de la imaginería gradual motora.

En la primera fase del tratamiento de imaginería gradual motora, las personas miraron fotos de manos y pies en varias posiciones durante dos semanas. Durante las dos semanas siguientes, se pidió a las personas que imaginaran que colocaban la extremidad perdida en una de las posiciones que habían visto en las fotos, en una manera que no les provocara dolor. En la tercera fase, se pidió a las personas que movieran las dos extremidades “mientras miraban la extremidad intacta en el reflejo del espejo, como engañando al cerebro para hacerle creer que lo que estaban viendo era la extremidad perdida”.

Después de que terminó el estudio, los pacientes del grupo de tratamiento mostraron una mayor disminución del dolor que los del grupo de control. En una revisión seis meses más tarde, el grupo de tratamiento mostró una disminución del dolor incluso mayor. ¿Significa esto que la imaginería gradual motora es un tratamiento viable para el dolor de la extremidad fantasma?

Moseley aclara que todavía no es tiempo de celebrar. Explica que el programa de imaginería gradual motora puede requerir reajustar o volver a entrenar algo en el cerebro. Pero probablemente existan múltiples causas para el dolor de la extremidad fantasma y, entonces, diferentes personas responderán a tratamientos diferentes. La clave radica en identificar qué se reajusta o se vuelve a entrenar en cada persona.

 “Además, son tantas las cosas que contribuyen al dolor y a su reducción, que es posible que el efecto del programa de la imaginería gradual motora no sea lo que creemos”, dice Moseley.

“Para estar seguros, necesitamos que alguien más pueda repetir los hallazgos”.

Sin embargo, expresa un optimismo reservado sobre el uso de la imaginería gradual motora para los tratamientos del dolor de la extremidad fantasma en general. “Las personas se enteran de esto y lo están utilizando clínicamente”, dice. “Los sitios web como el de la Amputee Coalition son un gran recurso en este sentido, porque los pacientes pueden informar a sus clínicos sobre estas nuevas estrategias”.

Moseley ve en el horizonte la esperanza de nuevas terapias para el dolor de la extremidad fantasma. Cree que se desarrollará una nueva variedad de opciones de terapia porque los investigadores pueden identificar cambios en el cerebro que pueden ser restablecidos a su estado original. “Considero que los pacientes pueden esperar más desarrollos”, dice: “no sólo en la farmacoterapia sino también respecto de estrategias que tratan de ‘entrenar al cerebro’. Estamos en las primeras etapas, se trata de un proceso realmente lento. Entonces, tenga paciencia”.

woman with hands on head in painExplorando el dolor de la extremidad fantasma en profundidad

En Australia se está desarrollando otro estudio del dolor de la extremidad fantasma, llevado a cabo por la Universidad de Monash y el Centro Médico General Caulfield (CGMC, por sus siglas en inglés). Este estudio tiene la particularidad de contar con el grupo de pacientes más numeroso de todos los estudios mencionados en este artículo.

Los investigadores que dirigen el estudio, el Dr. Michael Chou, jefe de la Unidad de Amputados del CGMC, y el profesor John Bradshaw, de la Unidad de Investigación de Neuropsicología Experimental de Monash, esperan aprender más sobre el fenómeno del dolor de la extremidad fantasma.

“La mayoría de las investigaciones anteriores sobre las sensaciones de la extremidad fantasma solamente han estudiado pequeños números de pacientes”, dice Chou. “En cambio, este estudio ha reclutado a 280 personas amputadas”.

Los investigadores están explorando la intensidad y frecuencia del dolor de la extremidad fantasma, así como el bienestar psicológico de los pacientes, la capacidad funcional que tienen y cómo sobrellevan el dolor de la extremidad fantasma. Los resultados preliminares han confirmado algunas impresiones clínicas sobre las causas de la sensación fantasma y del dolor fantasma, tales como factores ambientales, sensaciones referidas y el sufrimiento emocional. También se han observado casos de pacientes que sienten el dolor de la extremidad fantasma cuando miran a otras personas que padecen dolor (llamado “dolor empático”) o cuando piensan en ellas. Además, se está estudiando la relación entre el uso de prótesis y la sensación fantasma, incluida la personificación de la prótesis (la sensación de que la extremidad fantasma está “personifica” dentro de la prótesis).

Posibilidades para el futuro

Algún día, otra investigación puede ofrecer más opciones para el tratamiento del dolor de la extremidad fantasma. Por ejemplo, una molécula de memoria del cerebro descubierta recientemente, con el tiempo, podría ayudar a suprimir los recuerdos dolorosos asociados con las extremidades perdidas, recuerdos que, en algunos casos, parecen contribuir al dolor de la extremidad fantasma. Con el número de estudios que se está llevando a cabo, quizás solo sea cuestión de tiempo hasta que se establezca un tratamiento definitivo para el dolor de la extremidad fantasma.

Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio