por Terrence P. Sheehan, médico
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Traducción al español: The BilCom Group
inMotion Volume 15 • Issue 3 • May/ June 2005: The Big “O”
English Version is available in Library Catalog

O-be-si-dad. No es una palabra que suene bien ¿verdad? Quizás sonaría mejor con acento francés. De cualquier modo, está causando estragos y creando por todas partes titulares relacionados con la salud. Desgraciadamente, las personas con dismetría no están exentas de formar parte del gran número de estadounidenses clasificados como obesos y corren el riesgo de padecer los muchos problemas que causa este galopante trastorno. De hecho, pueden ser más propensos a padecerlo.

feet on scalesLos profesionales de la salud definen el “sobrepeso” como un exceso de peso corporal que incluye músculo, hueso, grasa y agua. La obesidad, por otra parte, se refiere específicamente al exceso de grasa corporal. Nos han condicionado a pensar en la grasa como algo negativo; es la palabra de cinco letras que eliminamos de la comida, del presupuesto y de nuestro vocabulario. Referirse a una persona como “gorda” es política y socialmente incorrecto. En defensa de la grasa, no obstante, debemos saber que todos necesitamos una cierta cantidad de grasa corporal como energía acumulada, aislante del calor, amortiguación y para otras funciones. Aun así, sería aconsejable que un hombre no mencionara el hecho de que las mujeres, en general, tienen más grasa corporal que los hombres. Podría ser peligroso para su salud.

Métodos para medir la obesidad

Medir la cantidad exacta de grasa corporal de una persona no es fácil. Las formas más precisas de hacerlo (pesar a la persona bajo el agua utilizando cantidades “inofensivas” de electricidad en su cuerpo o mediante una absorciometría de rayos X de doble energía) evoca imágenes de tortura. Afortunadamente, el equipo necesario para estas técnicas está disponible solamente en centros de investigación especializados.

Los profesionales de la salud cuentan con otros medios para diagnosticar la obesidad, como medir el grosor de la capa de grasa que hay bajo la piel en varias zonas del cuerpo. Desgraciadamente, este método no es fiable si la persona que realiza la medición es inexperta o si la persona que está siendo medida sufre obesidad severa. También se han usado tablas de estatura y peso durante décadas, pero existen muchas versiones (i.e. el sistema no está tipificado) y las tablas no diferencian entre aquellas personas con exceso de peso y las musculosas o “huesudas”. Actualmente, el índice de masa corporal (IMC) es la medida médica estándar utilizada para definir a una persona como obesa o con sobrepeso. El IMC utiliza una fórmula matemática basada en la estatura y el peso de la persona. Es igual a su peso en kilogramos dividido por la altura en metros al cuadrado (IMC=kg/m2). Una persona con un IMC de 30 o superior está considerada obesa, mientras que una persona con un IMC de 25-29,9 tendría sobrepeso.

Con esto en mente, me acerco a la tabla como un médico seguro de sí mismo y salgo gritando: “¡No! ¡No! Esa estúpida tabla debe estar mal. ¡Yo no como tanto! Corro cuatro millas (seis kilómetros) tres veces a la semana y nunca me siento”. Aun así, libra arriba o libra abajo (literalmente), estoy en el límite entre el sobrepeso y la obesidad. La última vez que gocé de un peso saludable, estaba aprendiendo trigonometría y trabajando en una heladería (aún puedo hacer batidos fantásticos).

Aunque el IMC no diferencia entre el exceso de grasa o el de músculo, la realidad es que puedo formar parte del gran (y no es un juego de palabras) grupo de estadounidenses que podrían permitirse el lujo de perder 20 libras (9 kilos) o más. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo.

La dura verdad

En términos científicos, la obesidad se produce cuando una persona consume más calorías de las que quema. Aunque este desequilibrio entre las calorías que se consumen y las que se queman está relacionado con factores genéticos, conductuales, médicos, medioambientales y de otra índole, todo se reduce a un sencillo (pero difícil) hecho: necesitamos consumir menos de lo que gastamos para ser “grandes perdedores” (en el buen sentido).
Las cifras actuales son impactantes: dos tercios de los adultos de EE. UU. padecen sobrepeso, y la mitad de ellos son oficialmente obesos. Los índices son incluso mayores en los afroamericanos e hispanos/latinoamericanos. Además, uno de cada seis niños padece sobrepeso, y hasta nuestras mascotas están rechonchas. Sin embargo, este exceso de peso no es solo un problema estético; está destrozando nuestros cuerpos. Esto incrementa el riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, apoplejías, osteoartritis, infertilidad, enfermedades de la vesícula biliar y muchos tipos de cáncer.

Diabetes

Un significativo número de personas con dismetría sabe esto porque han experimentado una amputación tras sufrir lesiones relacionadas con la diabetes en los nervios y vasos sanguíneos del pie que originaron una úlcera profunda que no cicatrizaba. La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre están por encima de lo normal. Más del 80 por ciento de aquellas personas con diabetes del adulto (tipo 2) tienen sobrepeso. Aunque no se sabe por qué la gente con sobrepeso desarrolla diabetes, se sospecha que el sobrepeso hace que las células sean más resistentes a la hormona insulina, que almacena azúcar en nuestras células. Como resultado, el azúcar permanece en nuestra sangre en niveles altos y daña los vasos sanguíneos que recorren el cuerpo, los nervios y los órganos, incluidos el corazón y los riñones. En la comunidad médica, se cree que si perdemos peso, también perderemos la diabetes del adulto o, al menos, mejoraremos nuestra capacidad para controlarla.

Enfermedades cardíacas

El corazón bombea sangre a todo el cuerpo. Cuando se padece una enfermedad cardíaca, el corazón y la circulación (flujo sanguíneo) quedan dañados. Aquellas personas con enfermedades cardíacas pueden experimentar una obstrucción del flujo sanguíneo en zonas del corazón, lo que, en última instancia, se traduce en la muerte de esas áreas del corazón. Una vez que el corazón está dañado, la persona podría experimentar insuficiencia cardíaca congestiva, ritmo cardíaco anormal, angina (dolor en el pecho) o insuficiencia cardíaca total.

Las personas con sobrepeso son más propensas a padecer hipertensión arterial, niveles altos de triglicéridos (lípidos sanguíneos), altos niveles de colesterol LDL (malo) y bajos niveles de colesterol HDL (bueno) ―todos riesgosos para las enfermedades cardíacas―. Además, las personas con más grasa corporal presentan en la sangre niveles más altos de sustancias que causan inflamaciones, y la inflamación de los vasos sanguíneos y de todo el cuerpo podría también aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Para los que usan prótesis, la salud del corazón es muy importante. Las transferencias, caminar y subir escalones hacen que el corazón consuma energía. Si el corazón está enfermo, bombea con menos eficacia y, por lo tanto, tiene que trabajar más que un corazón no enfermo. Un paciente obeso con prótesis genera más esfuerzo y estrés en su enfermo corazón. Para algunos, el riesgo de sufrir más daño cardíaco e incluso una insuficiencia cardíaca (muerte) es tan alto que se limita o no recomienda el uso de la prótesis.

La buena noticia es que con sólo perder entre el 5 y el 15 por ciento de su peso usted puede reducir la probabilidad de desarrollar una enfermedad cardíaca. Si pesa 200 libras (90 kilos), significaría perder tan sólo 10 libras (4,5 kilos). Adelgazar mejora la tensión arterial, los triglicéridos y los niveles de colesterol, y reduce la inflamación de todo el cuerpo. El ejercicio aeróbico (como caminar, empujar una silla de ruedas y nadar) mejora la capacidad del corazón para bombear con eficacia y eficiencia. Aun así, es importante que las personas que padecen una enfermedad cardíaca obtengan el permiso y la ayuda de su médico antes de comenzar a realizar ejercicios aeróbicos o seguir un programa de control del colesterol.

Osteoartritis

El peso extra también puede ejercer más presión en las articulaciones y la cobertura ósea (cartílagos) de una persona. La osteoartritis (OA) es un trastorno de las articulaciones muy frecuente en el que el hueso de las articulaciones se hace irregular y se deforma, y el cartílago se desgasta. Este trastorno suele afectar más a las articulaciones de las caderas y las rodillas, así como a la región lumbar.

Desgraciadamente, aquellas personas que han perdido una extremidad inferior suelen cargar el peso en las extremidades superiores o, desproporcionadamente, en el lado sano (sin prótesis), donde la irritación de la articulación podría producirse antes y/o ser más grave. Adelgazar puede, no obstante, reducir la presión en las rodillas, las caderas y la zona lumbar y, de esta manera, disminuir la irritación, la inflamación y el desgaste de estas articulaciones. A aquéllos con sobrepeso u obesos, el uso estratégico de un dispositivo de ayuda (un bastón, un andador, muletas o una silla de ruedas) también puede ayudarles a reducir la irritación y el desgaste de la articulación, a conservar el uso de las articulaciones para realizar actividades de calidad y a reducir la movilidad dolorosa.

Es peor después de perder una extremidad

Si no tenía sobrepeso antes de perder la extremidad, es muy probable que poco a poco gane unas libras debido a la reducción de actividad tras la pérdida de su extremidad. La ecuación es la misma: si consume más de lo que quema, el exceso de grasa se acumulará alrededor de los muslos, la cintura, el corazón… ¡de absolutamente todo! Después de una amputación, la única manera de modificar esta ecuación a su favor es comiendo menos y haciendo más ejercicio.

Al enfrentarnos a este reto, necesitamos aceptar la realidad de la época en que vivimos. En el último siglo, la tecnología casi ha eliminado el ejercicio físico de la vida diaria de la mayoría de los estadounidenses. Al mismo tiempo, los sabrosos manjares altos en calorías han llenado las estanterías de nuestras despensas, y la industria publicitaria demanda que comamos muchos de ellos. La comida es el centro de la interacción social, consuelo para nuestros fracasos y placer en una época en la que se ha limitado el placer. Por desgracia, no existe una píldora mágica que aumente nuestra capacidad para quemar grasas o hacer ejercicio. Es importante comprender estos hechos para crear una mentalidad que nos fuerce a aceptar la ecuación y nos ayude a acercarnos a un peso saludable. Esto se logra día a día, libra a libra.

El problema para los usuarios de prótesis

El control del peso es especialmente importante una vez se ha ajustado el dispositivo protésico a la persona porque una variación de más de 10 libras (4,5 kilos) en el peso alterará el ajuste personalizado de la prótesis.
Una prótesis mal ajustada pone al usuario en peligro de que se produzcan excoriaciones, dolores, un patrón de marcha anormal y tensión en otras partes del cuerpo. Para resolver estos problemas, suele necesitarse un costoso cambio de encaje. Asimismo, para aquellas personas que ya presentan sobrepeso u obesidad antes del ajuste de la prótesis, dicho ajuste hecho a medida supone un tremendo desafío. Una suspensión estable y correctamente asegurada, sobre todo en quienes tienen una prótesis por encima de la rodilla, suele ser complicada y, a veces, imposible.

Cómo afrontar esta epidemia

Es difícil poner fin al tema de la obesidad. Estos son los hechos:

Aunque se ha escrito mucho sobre diversas dietas, tipos de cirugía, fármacos para cambiar el metabolismo y formas de hacer ejercicio, cada método tiene sus ventajas e inconvenientes. Lo importante es que necesitamos alterar la ecuación consumiendo menos y gastando más. Es una tarea muy difícil. Es un compromiso consigo mismo. Es un compromiso con su salud y una tarea diaria para toda la vida. Es un cambio de conducta, muy parecido a dejar de fumar, beber y hacer apuestas. Requiere fuerza de voluntad, perseverancia y amigos. Estos amigos también son los profesionales de la salud, que pueden asesorar, recetar, apoyar y escuchar, pero nunca juzgar.

Los profesionales de la salud necesitan analizar sus propios prejuicios. Existen muchos estereotipos sobre las personas obesas y con sobrepeso. Estas inclinaciones son similares a aquéllas sobre la edad, el tono de la piel, las convicciones religiosas, etc. Es, por lo tanto, importante que los profesionales de la salud tengan conocimientos sobre la obesidad, la comprendan mejor y sean más sensibles hacia quienes cuentan con ellos para su cuidado, apoyo y ayuda. El profesional de la salud dando el temido sermón sobre las dietas no ayuda. Necesitamos encontrar formas de hacer que las personas gruesas se sientan más cómodas a la hora de buscar atención médica. Es cuando se pide ayuda para solucionar este grave problema de salud cuando pueden surgir las “coaliciones para el cambio”. Solo entonces podremos trabajar juntos para superar esta crisis.

Terrence P. Sheehan, MDSobre el autor

Terrence P. Sheehan, médico, es el director médico del Hospital Adventista de Rehabilitación de Maryland. Es el director del Programa de Rehabilitación para Personas con Amputaciones y lleva 10 años especializándose en el cuidado de personas con dismetría. Sheehan también forma parte del Comité Médico Asesor de la Coalición de Amputados.

 

Actualizado en: 07/10/2011
Regreso al inicio