Informe especial: Cómo proteger la piel
por Paddy Rossbach, enfermera titulada, presidenta y directora ejecutiva de la Amputee Coalition
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña

Traducción al español: The BilCom Group
inMotion Easy Read · Volume 16 · Issue 2 · March/April 2006: Special Report: Protecting Your Skin.
Skin Care, Some Do’s and Don’ts
English Version is available in Library Catalog

Paddy Rossbach, ACA RN, President & CEOdoctor examining skin wound on patient El cuidado de la piel del muñón es una de nuestras responsabilidades más importantes, una que no debemos descuidar. Esto es especialmente cierto con la extremidad inferior, que ahora está realizando un trabajo para el que no fue diseñada: cargar peso. Los pies presentan una capa exterior mucho más dura, pero incluso ellos pueden tener problemas si no se lavan con regularidad, si tienen mala circulación o si se utilizan zapatos que no se ajustan bien.

Hoy día, puesto que la mayoría de los encajes y fundas protésicas están fabricados con materiales que evitan que el aire circule alrededor de la piel, muchas personas activas transpiran en el interior del encaje. Además, las células muertas de la piel se “mudan” constantemente y son reemplazadas por nuevas células. Este residuo combinado permanecerá en la piel y en la superficie del encaje o funda a no ser que se laven, al menos, una vez al día. Si no se elimina, este residuo formará cristales de sal y estimulará el desarrollo de bacterias, lo que puede provocar abrasiones e infecciones bacterianas o micóticas. Si no se tratan, estas infecciones pueden extenderse e incluso llegar a ser mortales.

Hemos incluido algunos consejos generales sobre el cuidado de la piel en la edición del 2005 de First Step: Una guía para adaptarse a la pérdida de extremidades (ver “Cuidado de la piel”, página 58, o www.amputee-coalition.org/first_ step_2005/caring_for_your_skin.html). Aquí, analizaremos algunos de los problemas adicionales y potenciales a los que nos enfrentamos cuando llevamos una prótesis.

Como siempre, si el motivo de su amputación fue la diabetes o un problema circulatorio, el cuidado de su muñón es de primordial importancia. Mantener el ajuste adecuado de su prótesis en todo momento ayudará a prevenir problemas, así que es importante acudir al protésico con regularidad. Una minúscula ampolla o grieta en la piel puede infectarse si no recibe inmediatamente el cuidado adecuado. Póngase en contacto con su equipo de rehabilitación en cuanto tenga un problema, y le darán instrucciones sobre las medidas que debe tomar.

Jamás se le ocurriría bañarse o ducharse con los zapatos y los calcetines puestos o no lavarse los pies o cambiarse los calcetines en varios días. Lo mismo puede aplicarse al mantenimiento del encaje, las fundas y la piel del muñón.

Las causas de algunos de los problemas más comunes del cuidado de la piel se agrupan en tres categorías principales: una prótesis mal ajustada, una higiene inadecuada y las alergias.

Sin embargo, a veces, puede ser necesario realizar un pequeño trabajo detectivesco para determinar la causa. Por ejemplo, una ampolla e incluso algunos sarpullidos pueden haber sido provocados por algún tipo de presión o por la reacción a un material. El tratamiento dependerá de la causa. La piel es más frágil si padecemos una enfermedad vascular y lo es cada vez más a medida que envejecemos. Es nuestra responsabilidad cuidarla de la mejor manera posible.

Cuando surja algún problema, explique bien todos sus antecedentes al profesional de la salud. Es aquí donde un pequeño razonamiento deductivo puede ser de gran ayuda. ¿Se le olvidó lavar las fundas y ahora tiene un sarpullido que le pica? ¿Acaba de estrenar sus fundas y ahora tiene ampollas por todo el borde? ¿Ha tenido una mancha roja e irritada sobre una zona ósea que no desapareció a los pocos minutos de quitarse la prótesis y ahora tiene una excoriación? ¿Se afeitó el muñón en una zona ahora infectada? ¿Ha engordado o adelgazado y descubierto que ahora tiene una excoriación? ¿Su extremidad ha estado subiendo y bajando en el interior del encaje y se ha creado un círculo irritado, áspero y con “bultitos” en el extremo de la misma? Todos estos problemas pueden tratarse muy fácilmente si se detectan a tiempo pero pueden convertirse en algo importante si se descuidan. Póngase en contacto con su equipo médico en cuanto surja algún problema.

Es aconsejable tener a mano los siguientes productos para casos de emergencia, cuando no pueda contactar con su médico inmediatamente, sobre todo cuando viaje:

skin wound on leg Muchas personas preguntan si pueden afeitarse o depilarse con cera el muñón. Sin embargo, no se recomienda ninguna de estas dos prácticas porque el vello puede crecer hacia adentro debido a la presión que ejerce la superficie de contacto del encaje y dar lugar a una foliculitis (infecciones del folículo). La terapia con láser es una posible alternativa. El láser selecciona y calienta la pigmentación oscura de los folículos pilosos, lo que reduce el crecimiento del vello a largo plazo. Sin embargo, este procedimiento funciona mejor en unas personas que en otras. Debería consultar con su médico antes de embarcarse en un tratamiento para su extremidad.

Los callos y los “parches” de piel endurecida son indicios de que existe presión o irritación. No trate de eliminarlos con líquidos sin receta médica, cuchillas, piedra pómez u otros productos. El tratamiento adecuado es eliminar la presión. Si se produce una excoriación, no intente cubrirla introduciendo un apósito o parche de yeso en el interior del encaje. Esto solo añadirá volumen y más presión y, de hecho, podría hacer que la herida empeorara. Un apósito líquido puede proteger la herida pero, insistimos, consúltelo con su médico para que le aconseje o ayude.

Reflexiones finales

Mantener una prótesis bien ajustada significa aprender y saber qué es lo que determina cuál es el ajuste adecuado. Consulte con su equipo médico cada vez que tenga un problema; examine el muñón a diario (y el resto de las extremidades si tiene problemas circulatorios); siga una dieta sana; beba mucha agua; mantenga un peso estable; sea todo lo activo que pueda; y recuerde tomarse todos los medicamentos recetados según las instrucciones.

¿Le parece que es mucho? Tiene razón: lo es; pero abandonarse, seguramente, dará lugar a otras condiciones que requerirán incluso más atención. Recuerde: la prevención es mucho mejor que el tratamiento.
Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio