por Rick Bowers
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Traducción al Español: The BilCom Group
inMotion Volume 15 · Issue 2 · March/April 2005: Twins of the Turtle Clan
English Version is available in Library Catalog

Fay Givens and Kay Givens McGowanComo miembros de la Tribu de Choctaw, de Misisipí, Fay Givens y Kay Givens McGowan, pueden hablar sobre la perdida de posición de los indios americanos en su propia patria y de los numerosos problemas que encaran los indios en los Estados Unidos en el tiempo moderno.

De hecho, ellas consideran su deber hacerlo.

Es una responsabilidad que las gemelas de 52 años creen que han heredado al nacer como parte del Clan Tortuga de su tribu.

"Cada clan tiene responsabilidades diferentes, y los miembros del Clan Tortuga son responsables del futuro de la tribu", McGowan explica. "Somos responsables de tomar decisiones apropiadas para la gente indígena y trabajar juntos para asegurar que esas cosas ocurran”.

Es algo que su abuela Choctaw les enseñó cuando eran niñas pequeñas, y es algo que toman muy enserio. Se han entrenado para eso toda su vida.

Crisis de asistencia medica

Aunque las hermanas hablan suavemente y ríen a menudo cuando conversan, sus voces delatan una insinuación de tristeza y frustración cuando ellas hablan sobre el estado actual de la vida de los indios americanos.

Dos de los problemas más devastadores hoy en día, las hermanas de pelo negro dicen, son la crisis de la asistencia médica y la epidemia de diabetes; ambas destruyen la vida de muchos indios. Una de las razones principales para los problemas, Givens afirma, es que "el gobierno de los Estados Unidos gasta en la asistencia medica menos dinero por indio americano que por preso federal".

Aunque esta declaración quizás suene incrédula, Givens no expresa una queja infundada. Como poseedora de una maestría en relaciones laborales y directora de los Servicios para los Indios Americanos, una organización local en Michigan que proporciona servicios sociales a indios americanos, ella tiene la experiencia, la educación, y el conocimiento para apoyar sus declaraciones. Además, ella tiene un informe de la Comisión Estadounidense sobre los Derechos Civiles sobre los gastos en 2003 en asistencia médica, con el que sostiene su declaración. Aunque el gobierno gasta cerca de US$ 3.803 por preso federal cada año para la asistencia médica, dice el informe, sólo gasta US$ 1.914 por indio cada año para la asistencia médica. Aún más sorprendente, gasta cerca de US$ 5.065 por persona de la población general – casi 2.5 veces más de lo que gasta por los indios. Y esto enoja a las dos hermanas.

Lo que les molesta, Givens dice, es el fracaso del gobierno de los Estados Unidos por no cumplir su obligación y convenio de pagar por la asistencia médica de los indios americanos.

Les molesta tanto que hace tres años, ellas fundaron la Coalición Nacional y Urbana de Indios, una coalición compuesta por agencias indias de todos los Estados Unidos que representa los intereses de los indios que viven en ciudades.

Los indios americanos tienen la tasa más alta de diabetes y discapacidad en los Estados Unidos y la tasa más alta del alcoholismo, suicidio, homicidio, mortalidad infantil, abandono escolar y desempleo ”, Givens dice. "Estamos en el fondo de cada indicador socioeconómica en Estados Unidos hoy en día. Tenemos también la tasa más alta de la amputación, en su mayor parte como resultado de la diabetes".

La estadística es verdaderamente cruel. En general, se considera que la diabetes entre los indios americanos es cuatro veces el promedio nacional, y para algunas tribus aún más. Además, la tasa de amputaciones de extremidades inferiores de indios americanos con diabetes es también aproximadamente 3.5 veces más alta que las personas no-Hispanas con la enfermedad.

Estos problemas, las gemelas explican, son causados ampliamente o son empeoradas por la mala asistencia médica. "Y todo vuelve a la falta del gobierno de proporcionar financiamiento adecuado," Givens dice.

Lucha contra la diabetes y amputación

Además de tratar de aumentar la financiación para la asistencia médica a nivel nacional, las hermanas y el NUIC tratan de prevenir la diabetes y sus terribles consecuencias a un nivel más personal. "Nosotras nos preocupamos por la nutrición, por educar a los indios sobre lo que pueden y no deben hacer, y por educarlos acerca de los riesgos de la diabetes, la amputación, y las maneras de prevenir estos problemas", dice McGowan, una antropóloga y profesora con 16 años de estudios sobre los indios en Estados Unidos. Ella dice que la tasa alta de diabetes entre indios americanos está relacionada directamente con el cambio de su dieta nativa tradicional por una dieta alta en azúcar y grasa. "Cuándo pusieron a los indios en las reservaciones", ella explica, "las reservaciones tendieron a ser las tierras más secas y más pobres en América, y no había suficiente tierra buena para sembrar suficiente comida para alimentar a la gente indígena. El gobierno de los Estados Unidos comenzó a alimentar a los indios con comidas con altos niveles de azúcar y comidas como el queso y el SPAM. Y ese tipo de alimento es directamente responsable de la tasa alta de la diabetes entre indios". Entonces, una vez que los indios tienen la enfermedad, ella continúa, ellos llegan a ser menos activos físicamente, y empeora su salud aún más. "Es un ciclo vicioso".

Parte de su mundo

Hoy en día, como parte de su trabajo y parte de su intento de mantener viva la cultural india americana, Givens y McGowan asisten muchos eventos de este grupo donde ellas a menudo ven algo que la mayoría de los estadounidenses rara vez ven: un porcentaje alto de personas amputadas. Recientemente, por ejemplo, ellos asistieron una reunión de indios americanos en Detroit, Michigan, no lejos de la casa de Givens, en Downriver, y la casa de McGowan, en Grosse Ile. "Indios entraban en sillas de ruedas, con extremidades artificiales, y pies vendados y sin dedos que perdieron a raíz de la diabetes", McGowan dice. "En cualquier lugar donde se vaya a eventos sociales, uno ve a indios que están enfermos con la diabetes. Es una parte de nuestro mundo".

Para empeorar la cuestión, ella dice, el cuidado de rehabilitación y protésica para los indios americanos casi no existe. "Algunos indios nunca tienen una prótesis, y la mayoría solo usan muletas o sillas de ruedas".

Este problema está cerca de sus corazones porque les ha tocado personalmente. Tanto su padre y como su abuelo fueron amputados a raíz de accidentes laborales, y ellas han presenciado los muchos problemas que los amputados viven a diario. Especialmente cuando ellos disponen de poco o ningún cuidado protésico.

Moviendo hacia soluciones

Desgraciadamente, porque indios americanos son sólo 1 por ciento de la población ahora y tienen la mortalidad infantil más alta y la expectación más baja de vida en el país, Givens dice, "no tenemos una voz en nuestra propia tierra".

Ella cree que parte de la solución es que los indios americanos tengan más niños, pero insiste en que hay más que se debe hacer. La clave es tener más niños y educarlos, ella dice. "La educación es la llave que nos sacara de la pobreza. Sin eso, nuestra gente permanecerá en el fondo".

El valor de la educación es algo más que las gemelas aprendieron de su abuela Choctaw cuando ellas eran niñas pequeñas. "Nuestra abuela fue una de las primeras mujeres indias en Estados Unidos de ir a la universidad", McGowan explica. "Ella se graduó en 1896 con 32 hombres blancos. Nos dijo que si obtuviéramos 'el conocimiento del hombre blanco' y nuestro conocimiento entonces seriamos muy especiales. Y ella tenía razón".

Aunque el logro de la educación universitaria no es de ninguna manera la norma para los indios americanos, ambas siguieron el consejo de su abuela y lograron de algún modo triunfar a pesar de las probabilidades contra ellas. ¿Cómo lo hicieron?

"Fue una determinación completa", McGowan dice. "Recuerdo decir al jefe del departamento de antropología que la única manera que ellos se desharían de mí seria si un camión me atropellaba. Yo lo dije que iba a ser una india educada".

La importancia de la educación sobre la diabetes

La educación sobre la diabetes y sus consecuencias es también esencial, las hermanas dicen. "Cuanto más educación tienes, más te das cuenta del efecto que la dieta tiene en las enfermedades, especialmente la diabetes", Givens dice. "Lo más difícil es lograr que la gente entienda la correlación entre la dieta, el ejercicio y la diabetes".

Mucho de este tipo de educación se hace en centros indios y en el Servicio de Salud para Indios. "En nuestro centro indio de salud aquí en Detroit, nosotros tenemos clases de nutrición, y enseñamos a mujeres nativas otra vez cómo preparar los alimentos nativos saludables que los indios comieron antes de la llegada de los europeos", McGowan dice.

"Desgraciadamente, a causa de la pobreza, la mayoría de los indios dependen todavía de alimentos proporcionados por el gobierno en ciertos días del mes, que no son comidas saludables".

Tan mala es la epidemia de la diabetes entre los indios que solo está empeorando, ella dice. Hoy, aproximadamente 40 por ciento de los niños indios americanos pesan demasiado, y ellos obtienen la diabetes Tipo 2 más rápidamente que cualquier otro grupo.

Para tratar de resolver estos problemas, algunas tribus han estado usando programas de incentivo para alentar a los jóvenes indios a tomar parte en los programas de conocimiento de la diabetes, someterse a los exámenes de diabetes, o participar en la actividad física. Para hacerlo, los jóvenes indios pueden recibir incentivos como una bicicleta, unos zapatos de tenis, o ropa.

Los indios americanos ayudan también a desarrollar campañas educativas contra la diabetes, enfocadas en su propia gente. En la campaña denominada Tenemos el poder para prevenir la diabetes, por ejemplo, el Programa Nacional de la Educación sobre la Diabetes ha usado testimonios de indios americanos que han hecho cambios de vida para alentar a otros indios que hagan lo mismo. (www.ndep.nih.gov/diabetes/pubs/Power_tips.pdf).

"Queremos dar a la gente el conocimiento para prevenir esta enfermedad," McGowan dice, "y queremos proporcionar buena asistencia médica para que cuándo la gente llegue a estar en el borde de la diabetes pueda ser advertida de que está 'jugando con fuego' y que necesita comer mejor y hacer más ejercicio".

Además, una vez que ellos tienen la diabetes, necesitan un tratamiento que les ayudará a prevenir problemas adicionales que les pueden causar enfermedades de corazón, derrame cerebral, enfermedades vasculares, problemas en los ojos y los riñones, amputaciones de extremidades inferiores, e incluso muerte.

La lección de la tortuga

Sobre todo, Givens dice, el financiamiento adicional para la asistencia médica es esencial para elevar la salud de los indios hasta dónde debe estar. "Desgraciadamente", ella indica, "la mayoría de las autoridades elegidas no saben nada acerca de la gente india ni de los asuntos que nos afectan".

Aunque Givens y McGowan saben que obtener financiamiento adicional y vencer todos los problemas que los indios americanos encaran son batallas de cuesta arriba, ellas también, como la tortuga fabulosa de Esopo que compitió contra la liebre, creen que la persistencia en el final tendrá su recompensa.

"Nosotros creemos que al formar esta organización de apoyo y regresar hacia ellos - al estar allí cada vez que abren la puerta - eventualmente quizá alguien hará algo", Givens dice.

"Así es", McGowan concuerda. "Nosotras no hemos caído sin una pelea hasta ahora, y no lo haremos".

Para más información acerca de la Coalición Nacional y Urbana de Indios, por favor contáctese con Givens o McGowan en 1110 Southfield Road, Lincoln Park, Michigan 48146.

Actualizado en: 07/10/2011
Regreso al inicio