por Nancy Carroll
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
inMotion Volume 12 · Issue 2 · March/April 2002: Living With Diabetes: "inMotion Saved My Life"
English Version is available in Library Catalog
Richard y su perro en Marin Headlands, seis días antes de la amputación.
Richard and his dog at Marin Headlands six days before his amputation

En enero del 2000, Richard Kaderli, de 46 años, se empezó a sentir mal. Fue al médico para un chequeo de rutina y recibió un resultado favorable. También había rachas en las que veía borroso, así que fue al oftalmólogo para que le hicieran un examen ocular. El oculista descartó problemas de visión, afirmando que ésta era normal para su edad y que lo único que necesitaba era anteojos para leer.

A pesar de los dos diagnósticos favorables, Kaderli no estaba muy convencido. “Si estaba bien, ¿por qué me daban terribles calambres en la pierna a media noche? ¿por qué orinaba tanto y tomaba un cuarto de litro de agua de una vez? Tenía la sensación de que algo iba mal”, afirma.

Una noche, Kaderli estaba leyendo un artículo de inMotion donde se enumeraban los síntomas que presenta la diabetes. “Mientras leía”, afirma, “recuerdo que pensé: ‘Tengo todos estos síntomas’ .”

Decidido a confiar en su instinto, Kardeli concertó otra cita con su médico y llevó consigo el artículo de inMotion. “Le mostré el artículo y le dije: ‘Mire esto. Este soy yo. Tengo todos los síntomas que aparecen en la lista’.”

El médico pidió que le hicieran más pruebas, que revelaron que el nivel de glucosa en la sangre de Kaderli era de 400 (el nivel normal está entre 80-120). ¿Cómo pudo pasar? ¿Por qué no se detectó en el reconocimiento anterior? “Quizás no midieron el nivel de glucosa; a lo mejor porque no había comido nada ese día... quién sabe. De cualquier modo, el médico me inyectó insulina inmediatamente y desde entonces tomo pastillas para la diabetes”.

Ésta no fue la primera vez que Kaderli sufrió una grave enfermedad. En 1993, se le detectó cáncer en el tobillo derecho. “Tenía el tobillo hinchado y pensé que simplemente lo tenía débil; quizás me había hecho un esguince”, recuerda Kaderli. “Fui un apasionado del ciclismo durante 22 años. Pensé que podía ser artritis o una antigua lesión. Pero el dolor no desaparecía; lo tuve durante mucho tiempo”.

Cuando lo examinaron, los médicos detectaron una forma extraña de cáncer de ligamento en el tobillo y el pronóstico era desalentador: si no le amputaban la pierna inmediatamente, moriría. Con cirugía, el índice de supervivencia era del 80 por ciento, así que le amputaron la pierna por debajo de la rodilla en el Hospital de Stanford, en Palo Alto, California.

Kaderli nació en Kansas City, Missouri, y se mudó a Green Valley, California, con su familia cuando tenía 5 años. Alumno vivaz, a quien no le preocupaban los convencionalismos, tuvo varios trabajos antes de obtener su certificación como profesor de inglés en la Universidad Estatal de San Francisco, en 1992. Conoció a Linda, una trabajadora social, se casaron y tuvieron un hijo, Dylan, que ahora tiene 8 años.

Richard y su hijo, Dylan.
Richard and son, Dylan

Cuando Dylan nació, Kaderli dejó de enseñar por un tiempo para dedicarse al cuidado de su hijo. “Fui amo de casa durante algún tiempo, de modo que cuando me detectaron el cáncer, no tenía la titularidad ni estaba cubierto por el seguro médico”. Aunque regresó a trabajar como profesor sustituto en 1994, para entonces la enfermedad ya había afectado a la situación financiera de la joven pareja.

Cuando recuerda todo esto, Kaderli aún no logra comprenderlo. “Hacía ejercicio con frecuencia, seguía una dieta principalmente vegetariana, no fumaba, tomaba con moderación. Creía que lo estaba haciendo todo bien. No había diabéticos en mi familia, excepto un tío abuelo, y, mucho menos, casos de cáncer. Sin embargo, me tocó”, afirma, encogiéndose de hombros.

Reconoce, sin embargo, que el aumento de peso que experimentó después de la amputación pudo haber provocado la aparición de una diabetes tipo 2. “Antes de mi amputación, mi esposa y yo éramos unos verdaderos amantes de la naturaleza. Hacíamos excursiones, íbamos de camping y caminábamos bastante. Después de perder la pierna, llevé un estilo de vida mucho más sedentario. Pasaba más tiempo delante de la computadora, leyendo y viendo videos, e invertía menos tiempo en hacer ejercicio”.

Sus bruscos cambios de humor y su estilo de vida inactivo estaban perjudicando a su matrimonio. “Si me levantaba por la mañana con el muñón hinchado, me enfurecía mucho”, confiesa Kaderli. “Llegaba a casa del trabajo y lo único que quería era quitarme la prótesis, sentarme y no levantarme más. Mi hijo y mi esposa querían que fuera a sitios y que hiciera cosas con ellos, pero yo no quería. Naturalmente, no les gustaba mi nuevo rol de ‘teleadicto’ y eso me causó problemas”.

Richard con su padre, William Kaderli, y su hijo, Dylan.
Richard with his dad, William Kaderli, and son, Dylan

Kaderli sabía que tenía que hacer algo, así que empezó a hacer ejercicio con regularidad: nadar dos veces por semana, montar en bicicleta todos los días y caminar todo lo que podía. “No me fuerzo demasiado”, recalca. “Trato de hacer las cosas con moderación. Físicamente, soy un cobarde y no me importa reconocerlo. No quiero más dolor del necesario”.

Aunque sigue siendo vegetariano, come pescado de vez en cuando. “No como nada que juegue con sus bebés”, bromea, agregando que comería carne sin dudarlo un momento si supiera que le iba a beneficiar. “Últimamente, he perdido 15 libras (casi 7 kilos), y el ejercicio me hace sentir como nuevo y más sano. Los beneficios del ejercicio merecen el esfuerzo; además, el ejercicio ayuda a controlar los niveles de glucosa.

Mi vida dista mucho de ser perfecta pero está mejorando, comenta Kaderli. Aún es profesor sustituto, escribe reseñas literarias ―principalmente de novelas de ciencia ficción― y, a pesar de ceder a la tentación de comer galletas con trocitos de chocolate de vez en cuando, se esfuerza por mantener una dieta saludable y un régimen de ejercicios.

“inMotion me salvó la vida y siempre le estaré agradecido”, afirma. “Aún me enojo”, añade con una sonrisa, “pero tengo más días buenos que antes”.
Actualizado en: 07/10/2011
Regreso al inicio