por Scott McNutt
PDF Tambien disponible en formato del PDF - Requiere a programa libre Acrobat Reader de Adobe.
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Traducción al español: The BilCom Group
inMotion Volume 17 · Issue 4 · July/August 2007: They Just Want To Do Their Jobs:
Public Safety Personnel with Limb Loss Face Obstacles Returning to Work
English Version is available in Library Catalog

Firefighters fighting fire

Noticias recientes han destacado cómo las fuerzas armadas de los EE. UU están proporcionando prótesis con la tecnología más avanzada a los miembros del personal con pérdida de extremidades y cómo están trabajando para reinsertar a aquellas personas que quieren volver al servicio activo.

Una asistencia tan sólida contrasta abiertamente con el enfoque “librados a la buena de Dios” adoptado con los bomberos, los policías, los técnicos de emergencias médicas (EMTs, por sus siglas en inglés) y otros miembros del personal de la seguridad pública con pérdida de extremidades en distintas jurisdicciones a lo largo de los Estados Unidos. Algunas personas vuelven a sus tareas con el apoyo y la asistencia de sus supervisores. Otras no tienen más alternativa que presentarse ante los tribunales para que les permitan volver a sus tareas. Y otras nunca vuelven a tener la oportunidad de hacer los trabajos que aman.

 

Los Angeles Fire Captain Greg Malais

El capitán de la unidad
de Incendios de Los Angeles,
Greg Malais se prepara para
la
Achilles Hope &Possibility
Fun Run de la Conferencia
2007
de la Amputee Coalition.

Normativas nacionales, interpretaciones locales

David Dunville, director nacional de la Asociación de Bomberos Amputados (Amputee Firefighters Association, AFFA, por sus siglas en inglés) cuenta que surgen dos problemas cuando los bomberos, los policías y los técnicos de emergencias médicas con amputaciones intentan volver a sus tareas. Uno de ellos es la interpretación de las normativas de la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (National Fire Protection Association, NFPA, por sus siglas en inglés).

“La mayoría de los estados se alinean con la NFPA”, cuenta Dunville. “Una parte de las normativas establece que, para ser bombero, los tobillos o las muñecas de la personas deben tener movilidad. Y esa afirmación justo allí significa que ninguna persona que usa una prótesis, que no tiene tobillo o muñeca, puede ser aceptada”.

Sin embargo, queda a criterio de las jurisdicciones locales volver a entrenar al personal que perdió extremidades después de pasar el examen inicial. En algunos casos, posiblemente en aquellos en los que se ha expresado preocupación por la responsabilidad que implica reinsertar a bomberos con pérdida de extremidades a las tareas activas, las normativas de la NFPA pueden cumplirse estrictamente. “El problema es la interpretación de dichas normativas”, comenta Dunville. “Las interpretan, les atribuyen un sentido que no tienen, las dan vuelta”.

Wayne Mosley fue bombero en Oklahoma para el Departamento de Bomberos de Yukon durante 18 años. En el 2005, un accidente de motocicleta le costó la pierna izquierda por encima de la rodilla. Cuenta que las autoridades locales se “peloteaban” su caso, hasta que finalmente le forzaron a un retiro anticipado. “La junta de retiro llevó la situación al punto de decir que era asunto de la ciudad, la ciudad respondería: ‘No, es asunto de la junta de retiro’. ‘No, es de la ciudad’. Y se disputaban la decisión de acá para allá. Todo era cuestión de responsabilidad”.

Mosley espera que se establezca una nueva normativa uniforme por la cual podría retomar sus tareas, incluso aunque sólo fuera un trabajo administrativo. Si retomara las tareas: “Espero poder establecer un precedente para otros miembros del personal de la seguridad pública con pérdida de extremidades en Oklahoma”, cuenta.

Dunville mismo constituye otro ejemplo. Fue bombero durante casi cuatro años hasta que un accidente, ocurrido en el departamento de bomberos en el 2003, le provocó la amputación de la parte inferior de su pierna izquierda. No ha retomado sus tareas activas. “Todavía estoy intentando volver”, cuenta. “Desgraciadamente, siempre parecía que cada vez que se abría una puerta, luego se cerraba porque: ‘Ahora tenemos esta pregunta…’. Simplemente les gusta encontrar nuevos obstáculos que debo sortear”. 

Dunville cuenta que los departamentos que apoyan la reinserción del personal pueden no seguir las normativas de la NFPA estrictamente o interpretarlas favorablemente, porque ven que las normativas no toman en cuenta adecuadamente la funcionalidad de las prótesis modernas. En algunos casos, el personal de la seguridad pública solamente ha tenido que aprobar los mismos exámenes escritos, físicos y de agilidad que rindieron cuando ingresaron.

Pamela Lafoe, del Departamento del sheriff del condado de Citrus, estuvo involucrada en un accidente de motocicleta con su amiga Kathleen “Kitty” Dolan, que trabaja para la unidad de Rescate contra incendios del condado de Pasco, en el 2006. Como consecuencia del accidente, Lafoe fue sometida a una hemipelvectomía del lado izquierdo. La pierna izquierda de Dolan fue amputada por debajo de la rodilla.

“Regresé casi dos meses más tarde al trabajo que estaba realizando, que es el de oficial de entrenamiento”, explica Dolan. “Tengo que realizar un examen de agilidad. Eso no es un problema, todos en el departamento deben realizar el mismo examen de agilidad. Puedo gatear sobre las manos y las rodillas en un espacio marcado y todavía puedo arrastrar una parte de la manguera. Puedo llevar una manguera y puedo subir una escalera. No tengo problema si me ponen en la línea del frente, porque eso es lo que quiero”.

“Mi sheriff es maravilloso”, cuenta Lafoe. “Han hecho todo lo posible por mí. Incluso vinieron a mi casa e instalaron una computadora para que trabajara porque no puedo volver a la calle. No tendría que aprobar el examen, pero si tuviera que hacerlo no podría”.

David Dunville with Karen Scruggs and Kim Duckett, CP

David Dunville (izq.) con Karen
Scruggs, que sufrió una amputación
por debajo de la rodilla y trabaja
para el equipo de Respuesta de
Emergencia de la Autopista de

Georgia, y Kim Duckett, protésico
titulado.

El desconocimiento

Otro problema es el desconocimiento de las posibilidades protésicas. “La NFPA no analiza las cuestiones protésicas”, dice Dunville. “De modo que no tienen ni idea. Si la junta de la NFPA tuviera que presentarse en una conferencia nacional de la Amputee Coalition, pienso que se levantarían en la mañana e irían. ‘Vaya, somos estúpidos’. No me gusta decirlo de este modo, pero se reduce a eso. No tienen suficientes conocimientos sobre protésica”.

Greg Malais es el capitán de un departamento de bomberos de la Ciudad de Los Ángeles y perdió la parte inferior de su pierna derecha cuando un camión de bomberos la arrolló en el 2002. Greg estaba decidido a volver a sus tareas después de la rehabilitación, de modo que, por su cuenta, se presentó al examen de ingreso que simula situaciones antiincendios y lo aprobó. Un amigo lo filmó en videocasete como prueba de su capacidad. Sin embargo, el departamento se negó a tomar en serio su deseo, incluso luego de que un médico lo declarara apto para sus tareas un año después del accidente.

“Terminó en una batalla legal”, cuenta Malais. “Pasé por el sistema de indemnización del empleado. Todo lo que les preocupaba era si estaba en el mismo estado en el que estaba antes del accidente y cosas por el estilo. Gané en todos los niveles”.

Después de que un juez de primera instancia castigara a la ciudad con la multa máxima por discriminación permitida en un caso de indemnización de un trabajador, el jefe de asesores letrados de la ciudad acordó que se permitiera a Malais volver a las tareas activas. Malais cuenta que el jefe de bomberos se negó a autorizarlo.

“No hubo un solo argumento en mi contra”, cuenta Malais. “Sólo se le ocurrían excusas. La primera fue la NFPA, después: ‘¿Y si la pierna de Greg se cayera en un incendio?’ ¿Podría Greg levantar a un tipo que hubiera caído de un techo?’ Siempre estaba buscando las cosas negativas”. Pero, en junio del 2006, Malais volvió a las tareas activas en el mismo departamento y en el mismo turno que tenía cuando sufrió el accidente. Desde que regresó, ha combatido varios incendios.

Soluciones

Morgan Sheets, director nacional de defensa de los derechos para el Plan de Acción para Personas con Dismetría (Action Plan for People with Limb Loss, APPLL, por sus siglas en inglés) de la Amputee Coalition, explica que una normativa federal sería un buen comienzo. Destaca que la Amputee Coalition trabaja para ayudar a las personas con pérdida de extremidades para que vuelvan al trabajo creando una red de personas que podrían ayudar en una comunidad de amputados. “Estamos trabajando con el personal de la seguridad pública con dismetría, a quienes se les está obligando a aceptar la jubilación por invalidez o a quienes se les impide, de otro modo, volver a trabajar”, cuenta Sheets.

La variedad de normativas que reglamentan al personal de la seguridad pública en las distintas jurisdicciones parece ser el principal obstáculo que encuentra el personal con dismetría para obtener un trato igualitario al del personal militar con dismetría.

David Dunville expresa sentimientos encontrados acerca de este dilema. “Que Dios bendiga al gobierno federal por brindar al personal militar el equipo para volver al servicio activo”, dice. “Pero cuando se anima al personal militar a volver a sus tareas, y los bomberos contratados o federales amputados tienen seguros que no cubren el tipo adecuado de prótesis o sus ascensos no son aceptados, el gobierno está enviando mensajes cruzados. Se ha creado una situación muy confusa y es necesario solucionar este problema a nivel nacional”.

Por medio de la AFFA, Dunville está abogando por una normativa federal que se aplique a todos los sectores, y que cuente con el aporte de los legisladores, el personal de la seguridad pública y los fabricantes de componentes protésicos. “Lo que sería ideal para mí”, señala Dunville, “sería traer a las asociaciones de jefes de bomberos, las asociaciones de jefes de policía, todas las asociaciones a un sitio grande y ofrecer una conferencia mientras se desarrolla la conferencia de la Amputee Coalition. Así verían que no importa si tienes una amputación de extremidad superior o inferior, las personas pueden hacerlo”.

Lafoe agrega: “Puede que debamos hacerlo de otra forma, pero lo haremos”.

Sobre la AFFA

La Asociación de Bomberos Amputados se encuentra abierta a todos los bomberos, y el personal de las fuerzas de seguridad y de emergencias médicas. Para obtener más información, visite: www.freewebs.com/amputeefirefightersassociation

Nota: los esfuerzos que la Amputee Coalition realiza para defender los intereses de los discapacitados no reciben financiación de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Las opiniones expresadas en este artículo no representan necesariamente la opinión de los CDC.

Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio