Por M. Jason Highsmith, doctor en fisioterapia, protésico acreditado, miembro de la FAAOP; James T. Highsmith, doctor en medicina; y Jason T. Kahle, ortoprotésico acreditado
PDF Tambien disponible en formato del PDF - Requiere a programa libre Acrobat Reader de Adobe.
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Volume 21, Issue 1, January/February 2011:
Identifying and Managing Skin Issues With Lower-Limb Prosthetic Use
English Version is available in Library Catalog

La fijación de una prótesis es complicada debido a que se utilizan partes del cuerpo humano para tareas diferentes de sus funciones originales. La conexión entre la piel y la prótesis puede acarrear varias complicaciones, ya que la piel está en contacto permanente con un material sintético, como la silicona o el plástico, y no está preparada para el contacto con un material de este tipo.

Figura 1. Prominencias óseas con decúbitos (úlceras por presión)Los problemas cutáneos son una de las afecciones más comunes que padecen los usuarios de prótesis de extremidades inferiores en la actualidad. Alrededor del 75% de los amputados que utilizan este tipo de prótesis sufren problemas cutáneos. De hecho, los casos de afecciones dermatológicas en amputados superan en un 65% los de la población en general.

Con una prótesis, el cuerpo se somete a condiciones mecánicas y térmicas anormales, como el contacto entre el encaje y la piel. Esto puede traumatizar el tejido por un exceso de tensión, fricción o calor. Además, la piel reacciona a los aumentos de temperatura con la transpiración, que no puede evaporarse en el entorno cerrado de la prótesis. Esto genera más calor y humedad, lo cual ablanda la piel y deteriora su integridad normal (maceración).

La presión es otro factor mecánico que se agrega en el encaje protésico. Algunas partes de la anatomía humana están preparadas para amortiguar la presión, como el tejido adiposo del talón. Al amputar una extremidad, se elimina o altera una parte de la anatomía que normalmente distribuye la presión. Por lo tanto, su protésico debe usar áreas anatómicas que no están preparadas para soportar presiones. Un encaje inadecuado puede incrementar la presión y acelerar el deterioro de la piel.

Las úlceras por presión a menudo pueden corregirse con ajustes menores de la prótesis. Sin embargo, en ocasiones las áreas afectadas pueden ser más grandes y requerir un tiempo de recuperación sin la prótesis, o un encaje completamente nuevo.

Figura 2. Dermatitis por contacto alérgicaLa dermatitis por contacto irritante y la dermatitis por contacto alérgica son dos de los problemas más comunes que afectan a los usuarios de prótesis.

Ambas pueden aparecer cuando la piel se expone a un material que produce un deterioro cutáneo. Si la prótesis tiene un componente irritante o alérgico conocido, se lo debe cambiar por otro material. Además, ambas afecciones pueden tratarse con corticoesteroides tópicos o una crema protectora. Existen varios preparados tópicos de venta libre (sin receta) para tratar este tipo de afecciones, como la hidrocortisona y el óxido de zinc. Si no se la trata, la dermatitis puede producir inflamación crónica, daño celular y carcinogénesis (cáncer). Por lo tanto, es muy importante que todos los usuarios de prótesis consulten a un médico cuando la terapia conservadora resulte ineficaz o cuando la lesión no cicatrice. La evaluación de estas lesiones es fundamental para poder descartar diversos tipos de cáncer.

Figura 3. Dermatitis por contacto irritante con excoriación (lesión de la piel por abrasión excesiva; indicada con un círculo)La prevención de complicaciones cutáneas comienza por una higiene adecuada e inspecciones diarias de la piel. Limpie a diario todas las partes de la prótesis que estén en contacto con la piel. Y lo mismo al revés: inspeccione y limpie a diario todas las partes de la piel que estén en contacto con la prótesis. No espere a sentir el problema en la piel para detectarlo. Muchos pacientes no tienen sensibilidad en la zona afectada. Para una inspección óptima, utilice un espejo o pídale a su cónyuge que examine todos los aspectos de la extremidad. Como cada amputado tiene requerimientos únicos, le recomendamos que consulte a su proveedor sobre sus necesidades de inspección particulares.

Si detecta una lesión cutánea que no puede solucionar o que no cicatriza, el primer paso es consultar a su protésico. El protésico luego determinará si el problema puede solucionarse por medios protésicos u otros medios conservadores. De no ser así, es posible que el protésico lo remita a un médico de atención primaria o un especialista (ver diagrama de flujo).

Prosthetic ChartLos problemas cutáneos son muy comunes en los amputados. Como los amputados suelen exigirle demasiado a la piel y a menudo descartan la opción de no usar una prótesis, en ocasiones subestiman la importancia de la higiene y la inspección cutáneas. Los problemas cutáneos deben tomarse con seriedad. Un simple deterioro de la piel puede acarrear problemas más graves, como infección, cáncer, osteomielitis (infección ósea) y, en última instancia, una reintervención quirúrgica. Comience por consultar a su protésico para definir y, con suerte, resolver el problema. Si el protésico no encuentra una solución, puede que deba consultar a un dermatólogo u otro especialista.

Fotos cortesía de James Highsmith,Jason Highsmithy Jason Kahle

Figura 4-7

Foto

Diagnóstico
(nombre)

Antecedentes (signos/síntomas)

Hallazgos del examen físico

Tratamiento agudo

Tratamiento prolongado

Figura 1

Úlceras por presión (decúbitos)

Dolor o enrojecimiento en prominencias óseas

Eritema (enrojecimiento) o ulceración en prominencias óseas

• Suspensión del uso de la prótesis
• Ungüento antibiótico (por ej., Polysporin*)

• Ajuste de la prótesis
• Encaje nuevo

Figura 2

Dermatitis por contacto alérgica

• Primera exposición no causa reacción (reacción de hipersensibilidad retardada tipo IV)
• La picazón y el enrojecimiento aparecen de 1 a 5 días después de la segunda exposición y afectan todas las zonas de la piel en contacto con el alérgeno
• En casos graves, puede extenderse a otras zonas que no están en contacto con el alérgeno

• En fase aguda, puede presentar eritema bien demarcado, supuración o ampollas
• En fase subaguda, eritema menos demarcado y, quizás, piel escamosa
• En fase crónica, eritema y piel seca, gruesa y escamosa

• Crema humectante
• Corticoesteroides tópicos (por ej., hidrocortisona)

Prevención de contacto con el alérgeno (sustitución del alérgeno por materiales que no agraven los síntomas)

Figura 3

Dermatitis por contacto irritante

• La picazón y el enrojecimiento suelen aparecer inmediatamente después del contacto (aun con la primera exposición)
• La gravedad depende de la duración y el grado de exposición
• Nunca se extiende más allá de la zona de contacto

Ídem dermatitis por contacto alérgica

• Crema protectora (óxido de zinc)
• Crema humectante
• Corticoesteroides tópicos

Prevención o minimización de la exposición irritante (por ej., transpiración por calor o fricción)

Figura 4

Hiperemia por presión negativa

• Encaje con presión negativa, dolor y eritema bien delimitado bajo la prótesis
• Por lo general, antecedentes de cambio de volumen de la extremidad (por ej., pérdida/aumento de peso, edema)

Eritema bien demarcado y sumamente sensible al tacto

• Suspensión del uso de la prótesis
• Crema humectante

• Corrección de problemas subyacentes:
• Control del aumento de peso (dieta/ejercicio)
• Tratamiento del edema
•¿Encaje nuevo?

Figura 5

Foliculitis

Picazón, posible dolor, “grano” (pústula)

• Visualización directa de pústula foliculocéntrica
• Por lo general, con eritema

• Reducción del calor y la fricción (si es posible, quitar la prótesis)
• Antibióticos tópicos o sistémicos

No afeitar la zona (aumenta la incidencia)

Figura 6

Absceso

Inflamación con eritema y dolor intenso

Visualización de nódulo eritematoso sumamente doloroso

Incisión y drenaje indispensables a cargo de un médico y, probablemente, antibióticos sistémicos

• Mantener limpia la zona
• No afeitar la zona afectada

Figura 7

Xerosis

Piel seca y posibilidad de eritema o picazón

Piel seca escamosa o resquebrajada; posibilidad de excoriaciones o eritema

Cremas humectantes (sin receta)

• Mantener limpia la zona
• Mantener la hidratación (sistémica y local)


Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio