por Sean Torer
PDF Tambien disponible en formato del PDF - Requiere a programa libre Acrobat Reader de Adobe.
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña
Traducción al español: The BilCom Group
inMotion Volume 15 · Issue 1 · January/February 2005:
Occupational Therapist and Prosthetist Help Firefighter Return to Work
English Version is available in Library Catalog

Firefighter Luis NevarezEl bombero Luis Nevarez sabe muy bien lo que es la motivación para volver al trabajo.

En enero del 2002 le llamaron por una línea de tensión caída. Nevarez, accidentalmente, tocó una línea oculta de 12,000 voltios mientras quitaba la rama de un árbol que ardía lentamente.

“Sinceramente, al principio temía que él no sobreviviría”, explica el Jefe de Bomberos de Tulare, California, Michael Threlkeld (jefe de Nevarez). “Sabía que teníamos que darle ánimo. Así que cuando una de las primeras cosas que dijo Nevarez fue que deseaba volver al departamento, hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para apoyar su decisión”.

Los bomberos de su propia estación de bomberos y de las estaciones vecinas mantenían una vigilia constante en tanto Nevarez se sometía a nueve cirugías, incluida la colocación de injertos de piel para sanar sus quemaduras. Y cuando estuvo listo para volver a casa, su propio departamento le fue a buscar en el autobomba con el que había salido el día del accidente.

El regreso

Nevarez trabajó diligentemente con su terapeuta ocupacional para recuperar la fuerza. También fue al gimnasio por su cuenta: utilizaba correas en los tobillos para las máquinas para levantar peso con las piernas, que deslizaba sobre su muñón para entrenar. Nevarez sabía que tenía que ponerse en muy buena forma para poder pasar las pruebas para convertirse nuevamente en bombero; son pruebas que exigen fuerza, resistencia y acciones rápidas.

Cuando llegó el momento de que le ajustaran su prótesis con control corporal, el terapeuta ocupacional le acompañó a consultar al protésico para ayudarle a encontrar la mejor solución. Nevarez también llevó parte del equipo con el que tendría que trabajar como bombero, por lo que el protésico se centró en crear una prótesis que fuera suficientemente fuerte y precisa para el trabajo que Nevarez tenía la esperanza de volver a realizar.

Una vez que le ajustaron la prótesis, Nevarez volvió ese verano a realizar tareas pasivas en la estación de bomberos. Sin embargo, su objetivo seguía siendo volver al servicio activo, por lo que comenzó a entrenarse para distintas situaciones de incendios con otros bomberos.

Trabajo arduo

“Como departamento, teníamos que definir los criterios de evaluación para él”, explica Threlkeld. “Pensamos que si podía hacer lo que hace un bombero en período de prueba y pasar la prueba, entonces cumpliría con los requisitos”.

Los bomberos deben realizar diversas tareas, entre las que se incluyen transportar, conectar y operar mangueras; subir escaleras; conducir vehículos de rescate y operar tenazas hidráulicas.

Generalmente, los bomberos utilizan ciertas técnicas para llevar a cabo estas tareas, pero Threlkeld y su equipo decidieron no poner ninguna limitación en la manera en que Nevarez debía realizar estas tareas. “Nunca le pusimos ningún obstáculo”, agrega Threlkeld. “Solamente tuvimos que señalarle el camino. Él tenía que hacer todo el trabajo y superó todos los desafíos”.

Nevarez trabajó con otros bomberos y pudo descubrir nuevas técnicas para realizar las tareas. Por ejemplo, la mayoría de los bomberos utilizan las dos manos para conectar las mangueras, pero Nevarez aprendió a hacerlo sosteniendo un lado de la manguera con el antebrazo. También aprendió a operar las tenazas hidráulicas de 50 libras (22.68 kg) de manera similar, y con una de las piernas hace el trabajo que solía hacer con la mano izquierda.

El día de la prueba, 364 días después del accidente, Nevarez pasó la prueba con gran éxito, pero no lo logró solo. Atribuye parte de este éxito al protésico y al terapeuta ocupacional, al igual que a sus compañeros bomberos, que le ayudaron a entrenarse y a encontrar soluciones específicas para llevar a cabo sus tareas. Para ayudarle aún más en su trabajo, a Nevarez, recientemente, le ajustaron una prótesis mioeléctrica con dos dispositivos terminales intercambiables, incluida una pinza eléctrica que genera un agarre más fuerte que el que genera la pinza gancho con control corporal.

Desde que volvió a trabajar, Nevarez ha ganado varios premios, entre los que se incluyen el “Corazón Morado” (Purple Heart) en la Conferencia de la Asociación de Bomberos del Estado de California. También ha conversado con otros amputados para motivarles y alentarles a que sigan adelante y no se dejen vencer.

“Luis convirtió un accidente que fue casi una tragedia en una experiencia positiva”, comenta Threlkeld. “Ahora es una persona distinta, tanto espiritual como emocionalmente”.

Actualizado en: 07/27/2011
Regreso al inicio