Luchando contra los fantasmas


Por Douglas G. Smith, MD, Director Médico de Amputee Coalition
2003 First Step - A Guide to Adapting to Limb Loss
Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña

2003 First Step - A Guide for Adapting to Limb Loss (Cover)

Adjusting to Limb Loss: Fighting the Phantoms
First Step, 2003

Mientras la cirugía puede ser beneficiosa para tratar formas mecánicas del dolor, como una espuela de hueso o un neuroma, no es recomendada generalmente para el dolor fantasma. En su lugar, nosotros acudimos frecuentemente a la medicina como primera línea de defensa en esa batalla. 

Una nota de cautela se debe señalar, sin embargo, porque las medicinas, aunque puedan ser herramientas útiles para llegar a la orilla del dolor, ellas no son soluciones ni completas ni mágicas. Desafortunadamente, los proveedores de asistencia médica que recetan medicinas a veces no comunican completamente la realidad y las metas de un tratamiento crónico de dolor a la persona con dolor fantasma. Esto puede causar desequilibrio en las expectativas del paciente y mayores frustraciones. La persona amputada puede comenzar a discutir este aspecto preguntando cuán exactamente el plan propuesto del tratamiento le ayudará y qué efectos colaterales debe esperar del mismo. Las medicinas pueden disminuir la intensidad del dolor o reducir su frecuencia, pero ellas no cambiarán necesariamente la fuente fundamental del dolor. Y, usadas incorrectamente o en cantidades excesivas, las medicinas para el dolor pueden a veces causar daño. 

Narcóticos

Los opiáceos y narcóticos se han usado desde los tiempos antiguos para tratar el dolor. Pero, mientras usamos narcóticos ampliamente durante la cirugía, tratamos generalmente de evitarlos en plazos largos, porque aunque ellos pueden calmar la reacción a los fantasmas, ellos no actúan sobre la fuente del dolor. Ellos trabajan en centros nerviosos y en el cerebro. Los huesos rotos transmiten todavía mensajes de dolor, pero las formas opiáceas, a semejanza de una barrera de nube, interfieren las señales del dolor que se transmiten entre el sitio dañado y el cerebro, y la persona llega a ser más indiferente a la aflicción. 

Los narcóticos tradicionales tienen un comienzo muy rápido y un efecto inicial altamente elevado, que disminuye rápidamente y permite que el dolor vuelva. Cuando la tolerancia a los opiáceos aumenta, a menudo se necesita más del narcótico para producir el mismo efecto, e incluso más frecuentemente. Además, una serie de riesgos de seguridad acompañan al uso de narcóticos, que incluyen disminución del tiempo de sus efectos, nebulosidad del razonamiento y somnolencia. En dosis grandes, los narcóticos pueden inhibir también la respiración, o hacerla difícil o aún imposible. 

Aunque los narcóticos más nuevos surten efecto más lentamente y son diseñados para mantener un estado más largo y más constante, evitando los rápidos altibajos, ellos tienen también cada vez más peligros y usos incorrectos. A causa de estos problemas y los riesgos de adicción tanto psicológica como física, los narcóticos yacen típicamente en la base de un tratamiento en el que nosotros no queremos permanecer por largo tiempo, si nos aventuramos a emplearlo. 

Medicina antidepresiva

Algunas medicinas antidepresivas se usan también para tratar el dolor. Hasta recientemente, el antidepresivo Amitriptyline fue a menudo la primera medicina en la batalla medicinal contra el dolor fantasma. Pero muchos pacientes se quejaron de efectos colaterales como sequedad de boca y alteraciones en el sabor de los alimentos. Somnolencia fue otra queja mayor, y aunque la somnolencia al anochecer era benéfica para algunos pues les inducía a dormir, muchos describían un malestar de resaca y un efecto de aturdimiento al día siguiente. 

Médicos y pacientes deben preguntarse a sí mismos si la persona que ha perdido una extremidad experimenta también depresión clínica, que quizás cause que el dolor fantasma sea más molesto u ocurra más frecuentemente. Si bien las medicinas antidepresivas no pueden ser ideales, ellas pueden funcionar para algunos individuos con dolor fantasma mientras tratan también la depresión. Así, el diagnóstico y tratamiento apropiado para la depresión clínica puede tener el beneficio agregado de ayudar a algunos individuos con su dolor fantasma.

Medicina contra ataques 

Drogas contra los ataques han sido usadas por años para combatir el dolor fantasma, con la nueva droga Neurontin (Gabapentin) que apareció recientemente como una medicina de primera línea. Las drogas contra los ataques de nervios pueden ser efectivas como calmantes de nervios trastornados, y según muchos informes aminoran el número de episodios de dolor fantasma. 

Tradicionalmente, Dilantin, Tegretol y Fenobarbital se usaron, pero estas medicinas tienen los riesgos más altos de causar efectos colaterales, tal como somnolencia, mareo, confusión y osteoporosis. Neurontin, sin embargo, parece bajar tanto el número de episodios de dolor como su intensidad con menos efectos colaterales. 

Aunque no es una droga contra ataques, una forma oral de lidocaina, que se usó para tratar arritmia de corazón, también se usa ocasionalmente para el dolor de una persona amputada. Así como calma nervios trastornados en el corazón, puede calmar nervios trastornados en una extremidad. Sin embargo, se debe prestar atención cercana cuando se comienza tal medicina, para asegurarse de no inducir esos problemas de ritmo cardíaco.

Medicina anti-inflamatoria 

Las medicinas anti-inflamatorias reducen verdaderamente la respuesta inflamatoria en el sitio de la herida, abuso y trauma. A diferencia de los narcóticos que actúan en el cerebro, estas medicinas pueden cambiar verdaderamente la condición local y disminuir el estímulo que actúa sobre las fibras del dolor. El riesgo mayor de todas las medicinas anti-inflamatorias es la irritación del estómago, sangrado o úlcera. En algunos individuos, pueden afectar también los riñones. 

Mientras la aspirina y el ibuprofen a semejanza de las medicinas anti-inflamatorias no son específicos en el tratamiento del dolor fantasma, sabemos que su uso excesivo y abuso pueden empeorar el dolor fantasma. Porque las medicinas anti-inflamatorias pueden tratar esas condiciones locales que individuos con la pérdida de extremidad sufren frecuentemente, y porque la irritación local puede precipitar el estallido del dolor fantasma, esas medicinas pueden tener un papel indirecto en el tratamiento del dolor fantasma. 

La marihuana médica 

¿Existe para la marihuana un lugar en la lucha contra los dolores fantasmas? Es un tema muy polémico. Oficialmente, el uso de marihuana permanece ilegal por ley federal; sin embargo, hay casos de apoyo para la marihuana como fuente de alivio del dolor, y los votantes de algunos Estados han aprobado medidas en favor de la marihuana con propósitos medicinales. En algunos Estados, los médicos pueden decir a los pacientes que ellos apoyan el uso de la marihuana para tratar el dolor cuando todos los otros analgésicos han resultado ineficaces, pero no pueden recetar marihuana. En cambio, los doctores pueden documentar en el registro médico que la marihuana proporciona el único alivio efectivo para ese individuo. Si la persona tiene una declaración escrita por un doctor que explica que la marihuana proporciona el único alivio efectivo para su dolor, entonces algunos cuerpos de seguridad han indicado que posiblemente no presentarían ningún cargo legal. Es un asunto espinoso que varía grandemente de un Estado a otro --y que puede poner al paciente y al médico en una situación legal precaria. 

Suplementos

Vitaminas y suplementos minerales se han usado cada vez más para tratar el dolor de nervios. Deficiencias en vitaminas, especialmente vitaminas B, y en minerales como calcio, magnesio y zinc se han asociado con el empeoramiento del dolor. La nutrición buena es también importante para mantener la salud completa y, por lo tanto, nosotros sugerimos generalmente tomar un suplemento diario de vitaminas y minerales. Cada persona debe discutir completamente con su doctor los pro y contra de medicinas y suplementos para que se pueda hacer una elección informada y sabia. Tanto los tratamientos con recetas como los sin recetas, como vitaminas y productos marcados como "suplementos dietéticos", deben ser discutidos para determinar cualquiera riesgo. 

Tratamientos físicos 

Una variedad amplia de tratamientos físicos, como la terapia, el masaje, la acupuntura, el estímulo eléctrico trans-cutáneo de nervio, el toque terapéutico, la terapia de imán, forros especiales, cremas y ungüentos, se han descrito también como exitosos en reducir el dolor fantasma para algunos individuos. Desgraciadamente, existe evidencia muy poco científica para sostener su eficacia, y mientras estos tratamientos pueden tener efectos positivos para algunos individuos, muchos amputados no han sentido ningún alivio. Muchos más estudios e investigaciones son, por lo tanto, necesarios sobre la eficacia de este tipo de tratamientos. 

La actitud importa

La mejor arma contra el dolor fantasma puede venir desde dentro. Dee Malchow, una enfermera registrada, persona amputada y consejera, me ha proporcionado mucha perspicacia valiosa aprendida al tratar con su propio dolor relacionado con una amputación. Ella dice: "el dolor es inevitable, pero la miseria es opcional". Malchow llama a la pérdida de una extremidad "un asalto tremendo al cuerpo", y señala que no es excepcional experimentar alguna sensibilidad progresiva en el área de la amputación de por vida. "La meta no deberá permitir que esa sensibilidad mande por el resto de su vida", ella dice. La meta es aprender las técnicas que pueden ayudarle a manejar su dolor.

Todos nosotros tenemos limitaciones de energía, por ejemplo. Un ejercicio excesivo puede inducir dolor mecánico e influir en el dolor fantasma también. Para alguna persona, la inactividad parece causar el dolor fantasma; a otros ayuda a aliviarlo. Descubra qué funciona para usted, y escuche a su cuerpo. 

Una de las mejores prescripciones que podemos darnos a nosotros mismo debe ser encargarnos de luchar contra los desafíos de la vida. ¡La actitud importa! La amputación es una pérdida extremadamente significativa, pero tenemos el poder dentro de nosotros mismos de decidir si nos hará una víctima. "Es una molestia que hay que aprender a aguantarla en la vida", dice Malchow, que perdió un pie cuando era adolescente. "Siga adelante. Encárguese de su vida". 


Regreso al inicio Actualizado en : 31-dec-16
 Amputee Coalition

© Amputee Coalition. Los derechos de reproducción pertenecen a la Coalición de Amputados. Se permite la reproducción local para uso de los constituyentes de la Amputee Coalition, siempre y cuando se incluya esta información sobre los derechos de reproducción. Las organizaciones o personas que deseen reimprimir este artículo en otras publicaciones, incluidos otros sitios web, deben contactar con la Coalición de Amputados para obtener permiso.