Volume 2, 2001

First Step - A Guide for Adapting to Limb Loss, A publication of the National Limb Loss Information Center

Ajustar el tamaño de la letra en la pantalla: + letra más grande | - letra más pequeña

ENFRENTANDO LA CIRUGÍA DE AMPUTACIÓN

Por Raymond Francis, CP

“Tenemos que amputar su pierna.” Si usted a escuchado estas palabras de su médico, probablemente tiene un remolino de emociones y preguntas a través de su mente. “¿No existe nada que ellos puedan hacer? ¿Cuánto tiempo permaneceré en el hospital? ¿Cómo me sentiré cuando despierte, después de la operación? ¿Pasaré el resto de mi vida en una silla de ruedas?” Ciertamente que su familia tiene también muchas preguntas, y probablemente hay muchas cuestiones que usted aún no ha pensado. Aunque su equipo médico es su principal fuente de información sobre este tema, existen ciertos conceptos generales que son comunes a la mayoría de las amputaciones.

Los Extremidades Inferiores

First Step - A Guide For Adapting to Limb Loss, Volume 2, 2001:
Facing Amputation Surgery: Lower-Extremity - English Version is available in Library Catalog

¿Es realmente necesaria la amputación?

Durante el curso del tratamiento para tratar de salvar su pierna, probablemente su médico le dijo a usted que la amputación era una posibilidad. Tal declaración no fue hecha para asustarlo – fue hecha para prepararlo para uno de los resultados que pueden suceder. Ahora que la probabilidad de una amputación se ha convertido en una realidad, usted puede sentirse deprimido porque está perdiendo su pierna. En realidad, sin embargo, la amputación significa darle a usted una oportunidad para remover algo que está seriamente amenazando su salud. Su médico intentará lo más posible de salvar su pierna, pero cuando el tratamiento no está trabajando, entonces es el momento de salvar su vida a cambio de su pierna.

Piénselo en esta forma – su pierna no está trabajando por usted en la forma que debería, así que es el momento de decir adiós a un viejo amigo, que ya no es capaz de ayudarlo. En muchos casos una amputación que es bien ejecutada, seguida de una buena adaptación protésica, dará por resultado menos dolor y más función para usted. Si usted tiene úlceras que no sanan, o alguna otra condición que está causando dolor con cada paso que usted realiza y está limitando la vida que usted desea vivir, entonces el tener una amputación es aceptar un paso hacia delante en el mejoramiento de la calidad de su vida – de verdad una decisión muy positiva.

¿Cuánto de mi pierna será retirada?

Una cosa que es importante entender es que no existe un lugar establecido sobre una pierna para conducir la amputación. Su condición es única, y por lo tanto su cirujano necesitará determinar el mejor lugar sobre su pierna para amputar. Idealmente, la parte de la pierna que permanece (la extremidad residual) debe ser tan larga como sea posible. Una extremidad residual larga le proporciona a usted una mejor palanca, con la cual se controla la prótesis; sin embargo, el cirujano también desea asegurar que existe suficiente flujo sanguíneo en el sitio de la amputación y asegurar una adecuada curación. ¿Para que dejar una extremidad residual del largo ideal, sino cicatrizará en forma apropiada? Simplemente usted tendría que regresar al hospital para una nueva cirugía. Por lo tanto, el cirujano deberá hacer la decisión entre obtener una extremidad residual lo más larga posible, o amputar lo suficientemente alto sobre la pierna para asegurar que el sitio de amputación sanará apropiadamente.

Antes de su amputación, pregunte a su médico como determinará el sitio de amputación sobre su pierna. Un método para el cirujano es realizar una pequeña incisión en el sitio deseable de la amputación, cuando se está iniciando la cirugía, y después esperar y observar cuan bien fluye la sangre. Si el flujo de sangre es insuficiente para una apropiada curación, entonces el doctor puede hacer otra pequeña incisión un poco más alta sobre la pierna y revisar nuevamente el flujo sanguíneo, repitiendo este procedimiento hasta que es localizado un adecuado flujo de la sangre. Usted puede ser adaptado con una prótesis, si usted tiene una extremidad residual de casi cualquier largo, así que el objetivo del cirujano debe ser obtener la mejor combinación de largo de la extremidad y una correcta curación para usted.

¿Qué puedo esperar una vez que ingreso al Hospital?

Una vez que su médico ha decidido amputar, usted debe ser evaluado dentro del hospital lo más pronto posible, a menos que existan otras condiciones tales como alta presión sanguínea, diabetes o alguna condición cardiaca que deben ser enfrentadas primero. Brevemente, antes de la cirugía, usted recibirá un sedante en su cuarto del hospital para que usted descanse y esté calmado. Después será transportado sobre una camilla al quirófano, transferido a la mesa de operaciones y anestesiado. Una vez que usted entra a un estado libre de dolor, el cirujano inicia la operación. A medida que el procedimiento termina, el cirujano inserta un tubo para permitir que los fluidos sean drenados fuera de su extremidad residual. Una vez que la operación ha terminado (después de una a cuatro horas aproximadamente, dependiendo de su condición), usted será nuevamente transferido a la camilla e ingresa al cuarto de recuperación. Ahí el equipo de recuperación le administrará medicación para el dolor y monitorea estrechamente su condición física. Después de un par de horas, usted regresa a su habitación.

Cuando usted despierta, usted puede sentir como si su pierna amputada todavía estuviera ahí y que la amputación aún no ha sido realizada. He visto en ocasiones que cuando un visitante se sienta sobre el borde de la cama del paciente (donde la pierna debería estar, el paciente exclama, “ ¡Hey, retírate de mi pierna!” como si la pierna estuviera realmente ahí. Este fenómeno es conocido como “sensación fantasma.” Algunos pacientes se sienten confusos y apenados para preguntar acerca de esta sensación – temiendo que el médico piense que están locos. Es perfectamente correcto que usted le pregunte a su médico acerca de esto, y descansará cuando le asegure que la sensación fantasma se disipará a través del tiempo.

Dentro de las primeras 24 horas, después de la cirugía, el tubo de drenaje será retirado de su extremidad. Asimismo, usted probablemente será visitado por un Terapeuta Físico, durante el primer día. Este elaborará un plan para su rehabilitación, y después continuará visitándolo durante su estancia. La cantidad de actividad de terapia se incrementará con cada visita, de acuerdo a cuanto puede usted tolerar.

El vendaje quirúrgico será cambiado dentro de las primeras 48 horas. El vendaje debe ser cambiado diariamente durante su estancia, usualmente cuando el cirujano lo visita para examinar el sitio de amputación y evaluar los signos de curación. Típicamente las personas amputadas arriba de rodilla sanan un poco más rápido que las personas amputadas debajo de rodilla, simplemente porque una amputación arriba de rodilla ocurre más alto sobre la pierna, donde los conductos sanguíneos son más grandes. Un mayor flujo sanguíneo equivale a una mejor circulación, lo cual conduce a una cicatrización más rápida.

En algún punto, durante los primeros tres a cinco días, a usted se le retirará la aplicación de drogas intravenosas y se iniciará medicación oral para el dolor. Durante este tiempo, probablemente el cirujano discutirá su condición con un protesista, la persona quien eventualmente lo adaptará a usted con su prótesis, cuando usted haya sanado lo suficiente. El protesista típicamente aplicará un dispositivo de compresión que puede ser cualquier cosa, desde un vendaje elástico hasta algo más sofisticado. El objetivo de esta compresión es mantener controlado el edema, facilitar la circulación y preparar su extremidad para la adaptación protésica. Este adelgazador o reductor de edema, es típicamente cambiado dos veces al día.

Dentro de los siguientes 7 a 10 días, el paciente promedio está listo para regresar a su casa. Lo largo de la estancia puede ser mayor si usted presenta un problema cardiaco o alguna otra condición que puede atrasar su tiempo de recuperación. Por supuesto, que el interés del hospital es permitirle a usted su estancia dentro del centro hospitalario, hasta que usted esté adecuadamente recuperado. De lo contrario, usted terminará de regreso en el hospital.

¿Experimentaré demasiado dolor?

Usted probablemente experimentará menos dolor del que usted quizás espera. Las escenas que hemos visto en las películas, donde los pacientes muerden una bala y beben con exceso una botella de whiskey para embotar el dolor de una amputación son cosas del pasado. Durante los últimos años se han desarrollado significativos avances para el manejo del dolor, dando por resultado una medicación muy efectiva para aliviar el dolor (y menos adictiva.)

¿Cómo seré capaz de superarme, después de mi amputación?

Después de la cirugía su equipo médico tratará de levantarlo y mantenerlo ocupado tan pronto como sea posible (con ayuda, por supuesto) Ellos no están tratando de ser crueles sacándolo a patadas de su cama. Ellos simplemente están tratando de prevenir que se crea fluido dentro de sus pulmones, lo cual puede conducir a complicaciones como neumonía. Esto significa que usted puede utilizar el baño en lugar del cómodo, lo cual es algo que usted ciertamente apreciará.

Antes de que usted deje el hospital, el terapeuta físico le demostrará como utilizar las muletas, una andadera o una silla de ruedas. Las personas amputadas debajo de rodilla probablemente no necesitan una silla de ruedas, a menos que ellas estén muy débiles o presenten una condición cardiaca. Las personas amputadas arriba de rodilla pueden requerir una al principio, debido simplemente a que la función y la maniobrabilidad de la rodilla ya no existen.

Después de que usted reciba su prótesis y complete su terapia física (asumiendo que no existen otras complicadas condiciones de salud), usted debe ser capaz de regresar a sus regulares actividades diarias, tal como conducir un vehículo e ir a trabajar.

¿Qué tan pronto estaré capacitado para iniciar el uso de una prótesis?

Nuevamente esto depende de su condición particular. En el mejor caso usted debe ser adaptado con una prótesis temporal, mientras está todavía en el hospital. A la inversa, usted puede tomar un mes o más tiempo después de su amputación. Esto depende de cuan rápido sana la amputación. El proceso de determinar cuando usted está listo a ser adaptado con una prótesis será cubierto en un próximo artículo (Preparándose para la Adaptación Protésica)

Dos pacientes y por consiguiente dos amputaciones nunca son exactamente iguales, así que es muy difícil decirle a usted exactamente lo que experimentará con su particular amputación. Aún su experiencia puede variar dependiendo de donde vive usted, debido a protocolos de tratamiento típicos, los cuales tienden a ser diferentes en varias partes del país. Lo más importante que usted debe saber es que debe hacer preguntas a su equipo médico. Su médico cirujano puede haber realizado este procedimiento cientos de veces, y su protesista puede haber adaptado cientos de extremidades protésicas, pero esta es su primera vez como una persona amputada. Usted es él designado para entender y conocer que le está sucediendo.

Sobre el autor

Protesista Certificado con más de 30 años de experiencia. Sus pacientes incluyen personas amputadas de todas las edades y niveles de actividad, promediando desde personas de edad avanzada, menos activas, hasta militares activos. Es Jefe Protesista de Ohio Willow Wood y trabaja extensamente sobre Investigación y Desarrollo de productos.


Regreso al inicio Actualizado en : 10-jul-11
 Amputee Coalition

© Amputee Coalition. Los derechos de reproducción pertenecen a la Coalición de Amputados. Se permite la reproducción local para uso de los constituyentes de la Amputee Coalition, siempre y cuando se incluya esta información sobre los derechos de reproducción. Las organizaciones o personas que deseen reimprimir este artículo en otras publicaciones, incluidos otros sitios web, deben contactar con la Coalición de Amputados para obtener permiso.

20-oct-05